Archivo de etiquetas| tapón anal

Los libritos de los huevos…

Vayamos por partes, amigos… yo tengo un pasado como lector. Antiguamente devoraba libros y durante años me pavoneaba delante de mamanatas diciendo cosas como “cuando hayas leído la mitad de libros que yo, hablamos de tú a tú”. Soy así de cabrón, sí. La cosa es que cuando dejé de poder ir en transporte público al curro y, sobre todo, después de tener al guaje, mi tiempo dedicado a la lectura es tan ridículo que me da hasta vergüenza decirlo. Por ello, me reservo para grandes joyas literarias, especialmente nonacentistas: mis favoritas.

mamanatas: Sí, y para grandes joyas televisivas… cualquier tróspidoreality de la MTV te EN-CAN-TA. (Yo también soy así de cabrona, sí.)

¿Los best-sellers? Escapo de ellos como de la peste. El último que me leí, hace años, fue “El Código Da Vinci”. Ya lo había leído el 80% de los españoles y alguien que no me conocería demasiado bien me lo regaló. Decidí leerlo, y solo contribuyó a acrecentar mi animadversión a este tipo de libros.

El fenómeno actual es esto de “50 sombras de Grey”. De repente parece que se ha inventado el concepto de literatura erótica para mujeres, como si el “Sonrisa Vertical” lo hubieran ganado siempre hombres o “El amante”, “9 semanas y media”, “Historia de O” (con la que, visto desde fuera, hay ciertos paralelismos), “Emmanuelle”, o “Las Edades de Lulú” no hubieran sido escritas por féminas. Me atrevo a decir más: creo que la literatura erótica está fundamentalmente dirigida a mujeres. Nosotros somos más de porno, hablemos claro.

mamanatas: Confieso que estoy pez en estos mundos y esos nombres me suenan de refilón pero ya me he creado una colección en mi kindle llamada “Erótica”… ay, madre, a ver si me he convertido en una ninfómana literaria!!

Yo, que atesoro muchas horas de vuelo en el proceloso mundo del porno y manejo con soltura términos como threesome, gangbang, bukkake o bondage, ¿qué interés puedo tener en leer un bestseller bendecido por febriles campañas de marketing como 50 sombras de Grey? Pues ninguno, qué os voy a contar. Es más, si mamanatas o la alemana hablan de él diciendo que es muy simplón, que parece que lo escribió una redactora de superpop… pues tampoco ayuda, la verdad. Lo que empezó a no encajarme es que, mi costilla, mucho decir lo flojo que era el libro, pero la tía no para… tiene 3 minutos libres entre el postre y que yo le ponga los subtítulos al siguiente capítulo de Breaking Bad, y ahí que se pone a leer. ¿Qué coño tiene este libro?

mamanatas: Ni proceloso ni procelosa, tú lo que eres es un cerdo! Por cierto, curioso que yo sepa lo que es un bukkake de esos porque me lo explicaron mis compis del ciclo formativo a los que yo les sacaba 10 años… sois cerdos desde pequeños!

Mujeres otrora tiernas e inocentes están mutando por el efecto Grey. Obsérvese cómo están apareciendo algunos de sus peluches últimamente según ha podido verificar el equipo de detectives de paparracho

Todo cambió la semana pasada: vamos al parque con mi hermana y los peques y ahí que sale el tema y en un momento dado, aquí la señora dice: “Pues a mí me encantaría tener sexo con Grey, así de claro te lo digo”. ¿Cómo? ¿pero no la ata y le da con la fusta y le hace firmar contratos y no se qué cosas más que jamás te hubieras planteado e incluso detestarías? “Ya, pero es que es un caballero y además, tienen una palabra clave para parar”. Acabáramos, nivel básico de sadomaso. ¡Tengo en casa una sumisa y yo sin saberlo!

Ojo, que el bondage sobre el papel puede parecer muy erótico, pero la frontera entre lo erótico y lo ridículo ¡a veces es muy difusa!

“Tienes que leerlo para entenderlo”, me dice. Y mi hermana lo mismo. Si es que se les escapa la sonrisa pensando en el tal Christian. Le pido que no me haga pasar por la experiencia de leerlo y que me haga una selección de los mejores momentos. Seguro que con un Zapping de esos como los de cuatro tengo bastante… Pero no, que hay que leerlo entero, que no vale ni siquiera saltarse los entrepolvos. Al final va a ser verdad el chiste ese de que las chicas ven las pelis porno enteras para ver si al final los protagonistas se casan. ¡Qué compleja es la mente femenina!

mamanatas: ¿Ves como no te enteras? No es sado, es amooorrrlll y la trata como a una reina y hace que ella se sienta sexy y deseada, todos los días y varias veces al día, toma ya! Y no quiero contarte nada con detalle porque de eso se trata, de la sorpresa, de la improvisación…

Me separo un poco para ayudar al guaje a subirse en un columpio y observo a las dos haciendo cosas raras: juntando las muñecas y poniéndose en cuclillas mientras se descojonan y al acercarme descubro que están hablando de no sé qué atamientos raros que hace el Grey, que si a veces hay que ser contorsionista, que si la chica se llegó a poner el tapón anal o no… ¿Perdona? ¿habéis dicho “tapón anal”? NO DOY CRÉDITO. ¡¡¡Que estamos en un parque infantil, por el amor de Dickens!!!

mamanatas: Solo por el párrafo anterior ya te mereces una noche loca: lo más gracioso que hayas escrito hasta ahora. Así que, ánimo majete, que si mejoras en otras cuestiones a lo mejor consigues acercarte a este ideal del sexo. Y como dices que ya estoy escribiendo demasiadas frases en TU post, esta será mi última intervención, pero va a ser todo lo extensa que me salga del Grey… en realidad, solo quiero añadir que el tío de la foto de abajo me parece perfecto para ese papel; por el amor de Clooney, es guapísimo y atractivísimo y todo lo ísimo que se me ocurra. Y déjame ya, que quiero acabarme el tercero!

En fin, que ha empezado la batalla. Ella me presiona para leer el libro y me apetece tanto como ver “el gato al agua”, pero claro, al decírmelo con esa media sonrisa mientras con su dedo corazón barre suavemente cada vértebra de mi espalda, cantos de sirena anunciando húmedos y felices días futuros hacen que no pueda evitar planteármelo.

Ella dice que le encantaría tener sexo con Grey. A mí me encantaría encontrármelo y romperle los dedos al muy cabrón. ¿Un tío asquerosamente rico de 27 años al que le gusta el sado y que ni siquiera existe y que ha despertado en mamanatas instintos primarios que yo no había conseguido en 12 años de relación? ¡Lo odio! Eso sí, si al final me convence para leerlo y esos cantos de sirena mamanatil no son un “prometer hasta leer y después de leído nada de lo prometido”, igual hasta enmarco el libro y lo cuelgo en la pared del salón.

Al parecer, este es el tío que interpretará a Christian Grey en el cine. Y yo me pregunto, ¿qué coño tiene este tío que no tenga yo? Hombre, ya!

Leer o no leer, esa es la cuestión. Eso sí, en la peli no me pillan. Producción de Hollywood, va a ser un pasteloide tremendo. Yo me espero a la versión porno o, al menos en la española, que eso garantiza tetas como mínimo. Ya lo estoy viendo: Michelle Jenner en el papel de jovenzuela inocente y el inefable Resines como el maduro irresistible.

Actualización: ¡Extra, extra! Si te ha gustado esta ¿reseña? puedes votar por ella hasta el 1 de octubre en el concurso de Madresfera (¡pincha en el enlace y haznos tuyos!). Si ganamos, los libros serán para uno de nuestros amigos y paparracho se compromete a leerlos.  🙂