Nativos digitales ¿realidad o tontunismo?

Hace 4 ó 5 años, si tú le soltabas eso de “nativo digital” a alguien, padre o no, tendrías que explicarle lo que significa la expresión. Hoy, parece que ya forma parte del conocimiento popular, porque no hay charla, tertulia de bar, congreso o evento para familias en la que no se mencione el término.

Los niños de hoy son nativos digitales porque ya han nacido en la época esta del 2.0, las pantallas táctiles, las redes sociales, los smartphones… pobres niños analógicos éramos nosotros, padres de niños pequeños, que cuando tuvimos nuestro primer móvil o nos conectamos por primera vez a internet a través de un modem de 64kbps ya estábamos en edad de trabajar.

Oyes esto de nativos digitales y parece que tienen que ser una especie de niños mutantes que tendrán una comprensión de todo lo relacionado con tecnologías de la comunicación a una distancia sideral de lo que somos sus padres, incluso aquellos que fuimos casi pioneros en internet (desde el 94 llevamos nosotros) y pasamos por todas las fases. Es como si los nacidos antes de 1995 arrastrásemos una tara tecnológica, aunque ahora llevemos dos smartphones en el bolsillo que manejamos con soltura, tengamos blog, 7 cuentas de correo, whatsapp,  LINE y estemos dados de alta en más de 5 redes sociales de distinta tipología que actualizamos o consultamos con frecuencia. No es suficiente.

Uy, el twitter. Esto daría para otro post, porque es más de padres que de hijos, pero sirva como ejemplo caricaturesco de lo demencial que está siendo esto de los niños y el 2.0

¿A qué viene esta reflexión? Nosotros hemos optado por mantener al guaje y al neñu alejados por ahora de todo tipo de gadgets en la medida de lo posible; apenas puntualmente y a cuentagotas. Lo cuentas a conocidos y, aunque no te digan nada, a veces sientes su mirada reprobadora como diciendo que estás limitando el futuro a tus niños apartándoles arbitrariamente de ese mundo de posibilidades que se abre ante ellos. Y hasta te hacen dudar, de vez en cuando.

“Es que tienen juegos muy educativos”, “desarrollan su inteligencia”, “son fenomenales para coordinación motora fina”… y nosotros nos preguntamos cómo somos capaces de hacer todo lo que hacemos con un ordenador, tablet o teléfono hoy por hoy, o teclear a 300 pulsaciones minuto sin haber ido nunca a clases de mecanografía o tocar teclado alguno antes de los 14 años. ¿Estamos los paparrachos acotando de alguna manera el futuro de nuestros niños o convirtiéndolos en bichos raros del futuro?

El guaje es capaz hoy por hoy de pasar para adelante y para atrás fotos en el móvil y desde hace relativamente poco tiempo. Nada más. Y no se le ocurre tocar un aparato en casa sin estar nosotros delante; no le llaman mucho la atención por el momento al no conocer la abrumadora cantidad de cosas divertidas, geniales, estúpidas o mierdosas que hay al otro lado de esa pantalla.

A veces le dejamos con nosotros el portátil para jugar juntos a algún pasatiempo infantil y aún anda un poco pobre con el ratón. Tendrá que mejorar, pero estoy seguro de que en dos días lo hará tan bien como cualquiera. Si precisamente se distinguen nuestros cacharrillos y su evolución en los últimos años es en hacerlos accesibles a cualquiera, por analfabeto digital que sea. Y así seguirá siendo por reglas básicas de la economía de mercado: hace 20 años, para entender un procesador de texto tenías que tener nociones medias de informática: hoy editas fotos desde el móvil aunque tengas 60 años e internet desde hace 2 meses.

Viñeta que ilustra muy bien la mentira del “nativismo digital”. Los estudios demuestran que los jóvenes y niños son rápidos como usuarios, pero los conocimientos de informática van cuesta abajo y sin frenos. De los de literatura, lengua o matemáticas, mejor no hablar… 😉

Por esto no nos causa temor que el guaje sea un poco torpe con las nuevas tecnologías por el momento, porque preferimos verlo apuntar mal con el ratón que intentar agrandar la foto de una revista en papel haciendo el gestito de abrir los dedos sobre la foto. Y sobre todo, porque si algo han sido los videojuegos y las tablets o smartphones en general, es adictivos. A un nivel que hace estragos en algunos adolescentes, jóvenes y adultos; ¿qué puede hacer en un niño? Tampoco hay que dudar mucho: ya existen múltiples sitios donde hacen terapia infantil para desengancharse de la tecnología.

Y también entendemos y asumimos que los niños a veces pueden resultar agotadores, pero está en el sueldo de la profesión de padre aprender a vivir con ello y enseñarles algunas virtudes como la paciencia o la simple contemplación de lo que te rodea. Nuestros niños van a Gijón cada 4 ó 5 semanas y nunca han tenido un DVD en el coche. No saben ni que existe esa posibilidad y viajan de maravilla: durmiendo, mirando por la ventana, cantando canciones o escuchando música con nosotros, a veces infantil, y a veces de adultos. ¿Que en ocasiones pueden ser agotadores? Pues sí, nos ha jodido. Nadie dijo que esto fuese fácil.

Muchas veces esto de los nativos digitales nos da la impresión de que ha sido inventado por quien quiere vender cacharritos y comprado por quien le viene fenomenal poder “desconectar” a sus niños durante un ratito. Lo malo es cuando ese ratito se convierte en media tarde (o tarde entera) cada día y te encuentras que mientras tu hijo juega con otros, salta, corre y rueda por el suelo en un prado junto a la terraza en que te tomas algo, otros grupos de 4 ó 5 niños se agrupan alrededor de otro que lleva un iPAD en el que seguro que tiene instalado un juego supereducativo pero que nunca estará a la altura de correr tras palomas, pisar charcos o descalabrarse un poquito mientras intentabas trepar a un árbol.

Tiempo para pantallas y juegos tienen toda la vida por delante, pero ver la vida y lo que te rodea con ojos de niño dura tan poquito que no podemos permitirnos el lujo, en nuestra opinión, de que se pierdan ni un instante.

Y vosotros, ¿cómo lo veis?

Anuncios

33 responses to “Nativos digitales ¿realidad o tontunismo?”

  1. Laura says :

    Bueno, yo creo que esto es como todo: en sorbitos pequeños no hace daño. No creo que sea incompatible ver dibujos en el IPad con correr detrás de las palomas (siempre que no le enchufes el cacharrito en medio del campo, claro). Nosotros cuando viajamos en avión sí le ponemos puzzles en el IPad, pero un rato; luego sacamos los cuentos (en papel) otro rato; luego, pintamos otro rato y luego miramos las nubes por la ventana otro rato. Es decir, los cacharritos son un entretenimiento más, pero ni los demonizamos ni estamos todo el día con ellos encima. En sorbitos pequeños. ¡Un beso a los cuatro!

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Claro que sí, Laura. Mientras los usemos como una cosa más, puede estar bien. Sólo queríamos incidir en lo cómodo que puede llegar a ser para los padres engancharlos al aparatito para tener un poco de tiempo para uno mismo. Y lo fácil que se enganchan los niños… todo lo que sea con mesura, pensamos que es bueno, como con cualquier otro entretenimiento.

      Lo que nos fastidia un poco es ese mensaje que de alguna manera nos lanzan de la importancia de darles estas cosas desde muy pequeños para que no se conviertan en “analfabetos digitales”. Ahí es donde vemos la gran mentira. Muchos besos, amigos.

  2. vaninasblog says :

    Pues es lo que les ha tocado vivir, está claro que en nuestras manos está, que por el momento lo usen con medida, nosotros no lo prohibimos, sino que elegimos el momento y el tiempo. Tenedor no ha usado tablet, (en casa no tenemos, somos así de adelantados, je) ni ninguna video consola.
    Si le hemos dejado en muchas ocasiones el móvil para que se entretenga con juegos que nos han parecido adecuados para su desarrollo además de para su diversión, y en otras el ordenador, para el mismo caso.
    Desde luego, por el momento prefiero que esté jugando al aire libre, o con su imaginación que con un aparato, pero pueden convivir, siempre que se haga con inteligencia.
    Nsotros les vamos a enseñar el mundo, y ellos apreciarán, lo que nosostros apreciemos….así que les gustará un “palo”, tanto o más que un ordenador, no??

    Pero amigo, te digo yo, que nuestros pequeños acaban estudiando con libros digitales, que ya es una realidad para muchos niños de algunos colegios, y comunidades autónomas, es el futuro de las editoriales, y te lo digo con conocimiento de causa, 😉
    Un besote

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Claro, Vanina… la tecnología avanza como una ola y hay que aprender a remar a corriente. Pero nuestros canijos, hoy por hoy, tienen pocas necesidades digitales más allá de las que nosotros queramos crearles. Pensamos que todo irá de manera muy natural y, como bien dices, a nosotros nos toca acompañarles y guiarles de la mejor manera que podamos, que no será fácil! 🙂

  3. Rebe says :

    Pues yo creo q hay tiempo para todo, incluso para aburrirse… Nada de malo tiene un poco de tecnología, nada de malo tiene un poco de carreras locas… y es compatible una cosa con la otra, q el día tiene muchas horas. La cuestión es disfrutar y aprender y cuanto más, mejor. Por qué limitarnos?
    Mi hermano, q pertenece a la era del analfabetismo digital y q se gana un poco la vida con el ordenador, en los últimos Reyes gritó más con un palo q con una tableta gráfica. Apuesto a q el guaje también xD

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Nada malo tiene la tecnología, aunque sí creemos que es potencialmente peligrosa para niños tan pequeños, sobre todo si no están muy bien tutelados. Pero la pregunta es más bien: ¿es necesario cuando tienen 2-3 años? Van a ser inadaptados si no la usan diariamente? O es algo que nos quieren meter por los ojos. UN PALO!!!!

  4. carmela says :

    Estoy cada dia mas orgullosa de vosotros,el mundo pasa tan rapido que no nos damos ni cuenta,muchos crios creen que la leche viene en cajas,y nunca vieron una vaca,es estupendo que sepan que existen,y estan ahi.Con eso no quiero decir que se les aparte del mundo tecnologico,tu ya eras mayor cuando empezaste,y ya ves te ganas la vida con ello,ya sabes que yo era la que decia que para jugar nada,que eso era para estudiar.Disfrutar,de el guaje y del neñu,jugar con ellos tiraros por suelo y hacer los Lego,que eso tambien despeja la mente,hay algo mas guapo que ver al guaje reirse a carcajadas cuando jugais con el en la cama.Lo otro ya vendra despues poco a poco.
    Bueno creo que me pase un monton,sera porque hecho de menos esas risas de los mis guajes,un besazo

  5. Noe says :

    Aquí otra radical al habla: ya sabéis lo que opino del tema…

    Está claro que todo con mesura está bien, que no pasa nada por un ratillo… Pero quién no se ha enganchado durante una larga temporada a algunos videojuegos, a jugar al Trivial por Internet, al Candy Crush o lo que sea? Si nos pasa a los adultos, no hablemos a los adolescentes y más a los niños, que tienen todo el tiempo libre del mundo para desperdiciar.

    Según los casos que yo tengo cercanos, los niños que normalmente manejan un móvil o un Ipad lo hace durante casi todo el tiempo libre que tienen, o al menos el que pasan cerca de mí. Y a mí, me da pena. Seguro que les ayuda en su desarrollo, pero no creo que más que montar piezas, hacer puzzles, jugar con otros niños, observar el mundo que te rodea, leer un libro o inventarte un juego con cualquier cosa que tengas cerca.

    Creo que por una parte es demasiado “adictivo” para ellos, y que nosotros nos encontramos muy cómodos con esos ratos que nos dejan para descansar del trabajo, comer con amigos, etc. Pero en mi opinión es mejor intentar incluirlos en nuestras rutinas, de trabajo, descanso y ocio aunque sea más cansado y a veces apetezca tirarse de los pelos.

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Radikal. Tú eres radical con K, siempre un pasito por delante, jejeje. El ser humano tiende hacia la adicción en general, por eso me da miedo darles esto más que con cuentagotas. Me preocuparía si me lo pidiera insistentemente, cosa que afortunadamente aún no ha hecho.

      Y es que sobre lo de que ayuda a su desarrollo, ahí hay mucha tela que cortar: juegos que tratan de arrastrar piezas a un cuadrado para hacer un puzzle? arrastrar con el dedo prendas de ropa para vestir a un muñequito? Muchas veces, muchísimas, son los juegos de siempre, pero en vez de con un soporte físico, con una pantallita. Parece el mito de la caverna, pero al revés. 😛

  6. Eva M says :

    Estoy plenamente de acuerdo con vosotros. Hace poco tiempo leí un artículo que explicaba que el concepto de nativo digital era una pura invención porque en realidad no existían, simplemente los adultos pensamos que los niños manejan los aparatos electrónicos con pasmosa facilidad (de forma “nativa”)cuando en realidad lo único que hacen es imitarnos y acercarse a los aparatos sin miedo. Incluso hay estudios que hablan de un alto porcentaje de niños que no se sienten cómodos con la tecnología. Cuando lo leí empecé a ver la relación de los niños con la tecnología con otros ojos y me di cuenta que nos quieren vender mucha paja….. Ójala pudiese recodar qué artículo era para pasarlo….

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Pues mira, no sabíamos nada de ese artículo (opinamos aquí en plan de sentar cátedra y en realidad somos unos “indocumentaos”), pero nos alegra ver que hay quien ha estudiado esto y coincide con nosotros de alguna manera en el planteamiento. Si lo encuentras alguna vez, mándanoslo, Eva!

      Muchas gracias. 🙂

  7. teresa rey says :

    Hola!! si la verdad es que hemos adoptado unos palabros de la pera ultimamente. Esta bien que mantengas a los peques alejados en la medida de lo posible, pero al final acabaran cayendo bajo los encantos del 2.0, aunque si os sirve de consuelo el mio mayor es ahora con 11 camino de los 12 cuando empieza a pedirlas, creo que mas por imitación de los demás es decir todos sus amigos tienen un smartphone y yo me pregunto si de verdad lo necesitan o simplemente les valdria con un móvil normal y corriente y que se comunicaran via SMS como lo haciamos nosotros asi sabrian lo dura que es la vida. Me voy por las ramas pero creo que les estamos haciendo la vida muy facil y que estamos criando a flojillos. Ala os dejo que os he soltado un rollete un abrazo fuerte a los 4.

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Pues, Teresa, firmábamos ahora que los nuestros llegasen a los 11 en la situación del tuyo. Con la cara de formalote que tiene, además. 🙂

      Y muy de acuerdo estamos también con lo de que estamos creando una generación de flojeras con todo tan masticadito. Creo que mejorarán en mucho a varias generaciones previas en cuanto a educación (desde un punto de vista no cultural, sino social, que la cosa se había desmadrado mucho), pero son unos melindres de cuidado!

  8. Eva says :

    Completamente de acuerdo. Nuestra peque siente pasión por el móvil…pero para ver los vídeos que la grabamos (va de diva :P) y la tablet sabe que muy ocasionalmente tiene los mismos dibus que ve en la tele, pero solo cuando estamos fuera (lo que no ocurre con mucha frecuencia).
    Ni juegos, ni dejar toquetear, ni nada. Como dices no creo que porque empiecen a utilizarlo a partir de los 3-4 años (o más), siempre tutelados y con tiempos bajos, vaya a ser una tecnolerda.

    Creo que está en nuestra mano el hacerles valorar y explotar los recursos tradicionales, que para valorar los tecnocacharros ya está el mundo entero 😀

  9. Mi Álter Ego says :

    Totalmente de acuerdo. Es genial eso de que puedan tener la tecnología tan al alcance de la mano y poder familiarizarse con ella desde pequeños pero no tiene por qué sustituir a los juegos de toda la vida o a otro tipo de conocimientos. Siempre se puede sumar. ¿Quién ha dicho que haya que elegir? Un besote!!!

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Mientras no haya obsesión no hay problema. Pero es que conocemos varios casos a nuestro alrededor en los que no piensan en otra cosa. Y da bastante pena, la verdad. Si se puede llevar con moderación, claro que todo suma.

  10. Godzi says :

    Discrepo parcialmente… Creo que se demoniza mucho la tecnología cuando en realidad es un aparato más para entretenerse y jugar, ni mejor ni peor que otros. Está claro que no es bueno que se enganchen una tarde entera al cacharro, pero creo que no tiene nada de malo que lo usen (con aplicaciones/vídeos sabiamente elegidas por los padres, por supuesto).

    Por ejemplo, si un niño de 3-4 años se tira media hora jugando al típico juego de memoria de las fichas con dibujos que se ponen boca abajo y se intenta juntar parejas, la gente piensa “¡Hay que ver lo listo y aplicado que es mi niño!”. Sin embargo, si juega exactamente al mismo juego en un móvil/tablet durante la misma media hora ya se piensa “¡Tiene que soltar ya el móvil! ¡Está enganchadísimooooo!”. O lo mismo con los típicos juguetes que te enseñan las letras con un teclado que te las lee. Si juega al juguete, perfecto; si juega a una aplicación de móvil/tablet que hace exactamente lo mismo, peligro. Parece que el hecho de que tenga una pantalla táctil en color lo convierte intrínsecamente en un invento del diablo….

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Menos mal que alguien discrepa, Godzi!

      Nosotros somos bastante tecnófilos, no te creas, y no pretendemos demonizarlo porque sí. Pero no vemos tan claro eso de que no sea ni mejor ni peor que otros. Como hemos comentado anteriormente, el componente adictivo de las pantallas (así, en general) es muy superior al de otros juegos. Pensamos que es muy importante que el tiempo que pasen con ellas esté muy limitado y el contenido, a estas edades, totalmente orientado por los padres. En eso desde luego que estamos de acuerdo contigo y de esa manera estamos “iniciando” al mayor.

      Gracias por pasarte por nuestro blog, Godzi! 🙂

  11. Carmen says :

    Ay…para mí, los viajes a Gijón son mejores desde que apareció la tablet en nuestras vidas (hace la misma función del dvd)…aunque os comprendo; a veces me remuerde la conciencia porque creo que los críos tambien tienen que aprender a aburrirse y a mirar en su interior. Espero ser capaz de encontrar el equilibrio entre el uso de la tecnología, y volverles inútiles en ausencia de pantallas.

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Bueno, paisana, no se van a volver inútiles en ausencia de pantallas, jajaja. No hace falta exagerar.

      Lo que sí nos parece recomendable (aunque no somos desde luego nadie para dar consejos de crianza) es lo de que los niños aprendan a que no tienen que estar haciendo algo siempre. Lo de aprender a mirar o, simplemente, a no hacer nada, creemos que es importantísimo. Más que nada porque cuando no hacemos nada es cuando más pensamos. 😉

  12. pequeboom says :

    En el blog a mi marido le llamo MF, marido friki, por su obsesión con los aparatitos tecnológicos, así que mi pequeña los va a tener a su alcance casi seguro, eso sí, pretendemos que igual que le puede dedicar 30 minutos a jugar, pues otros 30 a leer y otros 30 a un ordenador por ejemplo, o un par de veces a la semana o durante el fin de semana. Espero que prefieran jugar y correr y estar al aire libre antes que engancharse con una tablet y no soltarla, creo que es importante marcarles bien el camino, pero no será fácil! 😉

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Nosotros, para dejarle el ordenador, le ponemos un relojito al lado y le decimos hasta que hora puede jugar (normalmente 20-30 minutos). Es bastante torpín todavía, pero le va gustando. Afortunadamente, cuando llega la hora lo deja sin protestar (hasta nos avisa él de que llegó la aguja del reloj al sitio), lo cual nos tranquliza mucho por ahora. Sigue disfrutando mucho más el juego 1.0

      Nos veremos en las trincheras de los padres tuteladores de niños 2.0! Gracias por pasarte por aquí y comentar!

  13. leticia says :

    Umm… yo soy muy radical para estas cosas. Nosotros aún sin haber estrenado la paternidad somos de la opinion de que cuando se es pequeño hay que disfrutar de la naturaleza, del aire libre y de las cosas que luego probablemente podras disfrutar menos. He trabajado mucho tiempo con enanos y se ve mucho por desgracia el padre que deja demasiado tiempo al niño enganchado a cualquier aparato. Luego van a una granja y alucinan pepinillos porque no han visto un animal en vivo en su vida. Eso es lo que yo no quiero para mis hijos. No digo que no pienso enseñarle lo que es una tablet, pero prefiero que no la use, que tiempo tendrá para hacerlo cuando crezca. Y que sea un “retraso” en su integracion en el 2.0 me parece una autentica tontunada, nosotros nos hemos actualizado en dos dias, no van a poder ellos… Como bien decían más arriba, prefiero que mi enano sepa de donde sale la leche y disfrute mientras pueda, de subirse a un arbol y partirse un piño y no de una pantalla 😉

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Se puede decir más alto pero no más claro, jajaja. A nosotros nos pasa un poco igual; cada vez que tenemos ocasión cuando visitamos a parte de la familia que vive en una aldeína, lo llevamos a ver los animales, sobre todo las vacas. La última vez intentamos que se animara a ordeñarlas, pero como nos salió él muy precavido, no se animó; pasaba más miedo que vergüenza, jajaja.

  14. Lorena Fernández Gutiérrez says :

    Chicos!!! Lo estoy haciendo viral!!! Mis padres son fans!!! Textual “decidles a “paparrachin” y “mamanatinas” que estamos de acuerdo en todo…frase por frase”
    Besines!

  15. In addition to carol says :

    Pues si, hay tiempo para todo, y no creo que deban estar desconectados de lo que hoy consta su mundo. Pero de ahí a que tenerlos enganchados, hay un graaan trecho. Hoy son el Ipad, el Iphone, etc. Cuando yo era pequeña eran la TV, la GameBoy, la GameGear y el ordenador. Siempre hay algo, y siempre lo habrá. Es nuestra labor como padres que nuestros hijos conozcan sus dones, sus talentos, su entorno, su energía. Conseguirlo lleva horas de dedicación. Personalmente, me parece un lujazo poder pasar horas con mi hijo haciendo manualidades, enseñándole texturas, paseando entre rocas y charcos, dibujando y pintando, cocinando y más. Es él el que me enseña a mi tantas veces y mirar a través de sus ojos, ya sea cuando mira los peces moviéndose en un charco que hizo una ola con fuerza o cuando explora sus habilidades dibujando en el Ipad o cuando Peppa Pig le enseña algo en lo que yo no he caído cómo enseñarle (que si, de verdad, tb ocurre), me parece una pasada. Su mundo, el de los peques, es el mundo de verdad. El nuestro es demasiado complicado sin tener que serlo.

    Gran post, mola!!

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Nos ha encantado esto que has escrito, Carol. Has descrito tan bien aquellas sensaciones de la infancia que mientras se lee es casi imposible no sonreír continuamente.

      Muchas gracias por pasarte y comentar. 🙂

  16. papaLobo says :

    Interesante reflexión. No se que decirte, pues en mi casa tengo a dos yonkis de lo electrónico y mucho más ahora que se nos ha fastidiado la tablet, jajaja.

    Con vuestro permiso me lo llevo para el resumen de blogs de papás y mamás de Bebés y Más del martes

    Saludos

Trackbacks / Pingbacks

  1. Blogs de mamás y papás (CCXVII) | E7radio.com - 29 enero, 2014

Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: