Alegato familiar

O también llamado “¡ale!, gato familiar”. Y es que, con este pésimo juego de palabras, perdón, me enfrento al mayor reto con(tra) paparracho.

Para nosotros, como unidad familiar, no fue un reto la elección del momento para el primer hijo, ni tampoco la del segundo ni sus nombres. Ni la casa que malcompramos ni el cambio de coche. Ni el cole de los niños ni el tipo de educación que queremos darles. Afortunadamente, hemos estado más o menos de acuerdo en los grandes asuntos familiares. Pero, ohmygod, si algo ha dividido seriamente este matrimonio han sido los pelos… y, por aclarar, no los míos.

Por un lado, está el asunto de la barba de paparracho. En este tema he salido perdiendo de todas todas. A pesar de haber ganado una batalla después de los escraches, en realidad, se la deja y se la quita cuando le sale del hoyuelo. En las últimas semanas se la había vuelto a dejar y se la ha quitado recientemente no por mi persona sino por el nuevo miembro de la familia, ya que no podía achuchar en condiciones al neñu: vamos de modernos pero tanto como para hacerle escarificaciones al pequeñín con el pelamen pinchante barbil del papi como que no.

paparracho: si es que soy un padrazo… ¡renunciar a ese plus de atractivo por achuchar al bebé!  😉

Y luego está, el tema felino. Anda que no llevo yo bregao para tener un compañero gatuno. Al principio de nuestra convivencia no hubo planteamiento posible ya que Tango, el perro de paparracho, aunque no vivía con nosotros ni en la misma ciudad venía a visitarnos varias veces al año y no era plan juntar a un perro y a un gato en la misma casa si no conviven de manera habitual. Acepté esta situación bien: me daba rabia prescindir durante todo el año de lo que yo quería por unas visitas de unos días pero no podía ser de otra manera mientras Tango nos acompañara. Además yo también quería mucho a este perro tan especial para todos. Tengo que añadir que Tango era muy particular; yo le decía a paparracho que era un perro-gato porque no era el típico perro que estaba todo el día encima de ti; le gustaban los mimos pero casi casi solo cuando él los pedía; muchas veces estábamos todos juntos en el mismo espacio y él se iba a su bola a otra habitación; así que yo le tomaba el pelo a paparracho cuando la razón del no-gato era que no le gustaban: “¡pero si tienes un perro-gato!”.

paparracho: ni perro-gato ni leches en vinagre. A ver si crees que me vas a en-gatu-sar con algo tan endeble. Perro-gato… el mejor perro del mundo es lo que era Tango. Con su personalidad y su criterio, como ser inteligente que era el pobre.

Siempre he convivido con animales. Me gustan los perros. Y, sí, puede que sea… rara no, especial quizás: soy de esas personas a las que también les gustan los gatos (que conste que los gatófilos somos más de los que yo pensaba). Desde que me emancipé no he tenido ningún animal a mi cargo y, la verdad, es que se me hace muy raro. Cuando a veces paso de casualidad por delante de la sección de animales en el supermercado no me cuadra que no tenga que llevarme nada, no sé, puede ser una tontería pero a veces siento un vacío en este aspecto. Tal es así que, tiempo antes de tener al guaje, le pedí a paparracho “permiso” para tener un hamster (sí, vale, es un poco infantil pero era lo que veía más viable de conseguir) a lo que se negó rotundamente y adujo que lo que necesitaba era un hijo, que mi reloj ya estaba llamando a la puerta; tuvimos un buen disgusto y el tema se quedó ahí.

paparracho: Supongo que esto es una licencia poética… hamster? reloj que marca que se pasa el arroz? disgusto? No hagáis caso. Es la edad, que no perdona…

¿No sería un reloj de hamster lo que querría?  :P

¿No sería un reloj de hamster lo que querría? 😛

Pasaron varios años en los que nació el guaje, Tango nos dejó… todo muy del ciclo de la vida. Y ahora me encuentro con un bebé de menos de 2 meses y volviendo a la carga con este pedazo de rollo que me he marcado. Por varias razones:

  • porque me gustan los animales, y, en concreto, los gatos; no los veo como un segundo plato de los perros, en plan: es más cómodo, menos sacrificado, no tienes que sacarlos, pueden quedarse unos días solos en casa, que todo esto es verdad, pero no voy por ahí; me gustan los gatos porque sí, porque me gustan de verdad, me gustan sus movimientos, su planta, su carácter, su ronroneo, su sonido, me gustan y punto

paparracho: y a mí me gustan los Ferraris y Scarlett Johansson, pero no se puede tener todo en la vida. Mírame a mí, qué bien lo llevo asumiendo mi renuncia VOLUNTARIA a ambas cosas.

  • porque todos los estudios indican que convivir con animales, sobre todo, perros y gatos, es buenísimo a muchos niveles: emocional, sensorial, físico (ayuda a evitar alergias, a no ser que tengas alergia a los gatos, jejeje)

paparracho: y también todos los estudios dicen que los gatos tienen uñas y que las uñas arañan y que los sofás, las cortinas y las sonrosadas mejillas de los bebés corren peligro. Mi responsabilidad como padrazo me impide asumir estos riesgos, entiéndelo.

Ojo al bicho que esta mujer pretende meter en casa. ¡LOCA!

Ojo al bicho que esta mujer pretende meter en casa. ¡LOCA!

  • porque me gustaría que mis hijos crecieran con animales, que los amen, que jueguen con ellos, que los cuiden, que se responsabilicen, y por qué no, que sufran cuando estén malitos o cuando falten

paparracho: Ibas bien con este argumento, ibas bien. Pero lo de sufrir cuando falten no termino de verlo. Hace casi año y medio que no está Tango y mira a mi familia, que aún estamos recogiendo pedacitos nuestros por ahí. Claro, que en realidad seguramente la pérdida de un animal tan independiente  y pasota como los mininos se llevará mejor, supongo.

  • porque paparracho me lo debe, después de darme falsas esperanzas desde hace unos cuantos años

paparracho:  Yo nunca te dije nada de que tendríamos un gato cuando no estuviera Tango. Te dije que no mientras estuviera él. Si A entonces No B, ni implica que Si No A, entonces B. Es de primero de Lógica, así que… lamento el malentendido, pero no.

  • porque aquella vez no era la llamada de mi reloj biológico, aquella vez era un último cartucho, una remota posibilidad, una puerta abierta para un futuro #lindogatito

paparracho: para, para, que me vas a hacer llorar… a ver cómo te lo explico. Tienes tantas posibilidades como de que un gran trasatlántico choque contra un iceberg y se vaya al fondo del mar. Y dirás, pues no es tan complicado, ya le pasó al Titanic. Pues eso, si ya pasó una vez, ¡imagínate lo difícil que es que vuelva a ocurrir!

Así que ahora me encuentro elevando la voz desde nuestro pequeño altavoz para decirte a ti, paparracho, que esta es mi carta a los reyes magos. Y que si el tema cuaja aquí van una serie de apuntes para los reyes:

1) Tiene que ser adoptado, sí o sí

2) Preferiría que fuera menor de 3 meses aprox. Me quedo más tranquila, por mis dos retoños, que el nuevo miembro crezca con nosotros y nos habituemos todos a todos. Además creo que para los niños es mucho más interesante ver la evolución a través de fotos y vídeos de su nuevo “hermanito”

3) Me inclino por gatA. Por favor, no necesito otro par de huevos más en esta casa 😉

Por último, gentes de bien, gentes especiales a las que os gustan los gatos, dad un paso al frente con la cabeza bien alta y decid: “soy fulanita y me gustan los gatos”. Y podéis añadir: “paparracho, mamanatas se merece una gata”. El resto que no sea gente de bien ni gatuna y me venga a boicotear solo les avisaré con esta imagen:

CR_847256_gatos

P.D.- Si alguien quiere colaborar con esta causa ya habéis visto que tenemos hasta hashtag: #lindogatito

Actualizo después de leer uno de los comentarios para recomendar la lectura de este buen post progatos: http://lasmamasde.conpequesenzgz.com/2013/06/gatos-ninos-y-embarazo/

Anuncios

69 responses to “Alegato familiar”

  1. Noe says :

    Vamos, estáis locos. O loca. Se me ocurren muchísimas razones para no tener un animal en casa. La principal la higiene. Como si no fuéseis bastantes en un piso tan pequeño para llenarlo de mierda, como para añadir un arenero, un comedero, un bebedero, un gato y sus millones de pelos flotando en el ambiente, en el sofá y en cada esquina y rincón de la casa. Además de eso, se quedaría sólo una vez al mes por lo menos, además de en las vacaciones de verano… Y encima toda la vida sufriendo por el pobre animal. Vamos, que no, que no lo veo. Y todo por darle una caricia una vez al mes que será cuando se deje??? Yo que tú me lo pensaría dos veces porque claro, te tocaría a ti limpiarlo todo…

    Y cuidadín con Tango, amiga, lo siento, pero ni perro-gato ni nada parecido. Si crees que con un gato de uñas afiladas y lengua áspera vas a encontrar algo medio parecido a mi perro fiel y cariñoso, te llevarás un chasco cuando lo tengas en casa (si es que lo consigues) 😛

    Siento no contribuir a tu causa, ya me la devolverás 🙂

    • mamanatas says :

      Qué zorripeich!
      Aaaay, si es que la incultura no tiene holgura… Si los gatos son súper higiénicos! Y también cariñosos!
      Pero bueno, ya sabía yo que tú no ibas a ser uno de mis apoyos, grrrrr o debería decir bffffff, que sería el gruñido gatuno, jiji

  2. Mon_conpequeszgz says :

    Aquí una gatofila, realmente me gustan todos los bichos, pero los gatos me enamoran. Tengo gata, adoptada, tenía un mes cuando la adopte. Ya tiene 12 años. Creo que la edad ideal sería 3 meses, aunque si es adoptada nunca se sabe, pero si ha convivido con madre y hermanos estará socializada y sabrá bien cuando hace daño si araña
    O muerde. A mi marido no le gustaban los gatos, pero la acepto porque sabía de sobras que yo sin mi Isis no me iba a vivir con el. A mi gata no le caia bien mi marido. Ahora hasta se quieren, de verdad. En el link del comentario te dejo un post que escribí hace poco hablando de gatos y niños y contando un poco nuestra historia. Suerte, y piensa que casi todos los que tienen la oportunidad de tener cerca un minino acaban adorándolos ^_._^

    • mamanatas says :

      Hola Mónica! Bienvenida a nuestra casa!
      Me ha gustado mucho lo bien que has explicado el tema de la toxoplasmosis en tu blog y por eso te he enlazado al final de la entrada. Además, me parecen muy buenos todos tus consejos.
      Muchas gracias por tu apoyo 🙂

      • Mon_conpequeszgz says :

        Gracias! Qué honor más grande, madre!! 🙂

        Te pasaré más apoyos, las bondades de los gatos son infinitias: mimosos, divertidos, decorativos…

        Paparracho, ya verás que todos los que recomiendan gato han tenido, y los que no lo recomiendan, no. Por algo será… 🙂

  3. Claripondia says :

    Gaaaato! Gaaaato! Gaaaato! Yo últimamente lo pienso, no te creas, mi ventaja es que no tendría que pedirle permiso a nadie 😉 la desventaja es que por mucho que me apetezca tener más churumbeles, lo llevo clarinete…
    Venga, paparracho! Te lo pone bien fácil y barato para regalo de navidad!
    Si te sirve de algo, yo he tenido unos 17 gatos y solo uno era un poco cabrón, yo creo que por ser de raza, que se lo tenía creído 😉 pero de esos no los encuentras en las perreras, el resto eran muy gatiperros.
    Ánimo mamanatas! Yo te apoyo!!!

    • mamanatas says :

      Esa es mi Clara!!
      Ahora, lo de 17 gatos ya me contarás en detalle porque vaya tela, jajajaj
      La ventaja de los gatos es que da igual que sean de raza o no porque es dificilísimo encontrar uno feo, son taaaaan monos!!
      Gracias por el apoyo, voy a necesitar muchos porque el tío no parece que vaya a ceder ni de coña 😦

  4. Lucía laMamádelaBebédePucca says :

    Gato, por supuesto. Son estupendos. Yo tengo a Núvol (gato más rancio no hay) y se lleva perfectamente con laBebé. Ella se pone muy contenta al verle. Nosotros tenemos perra y gato y vivimos estupendamente. Eso sí, hembra es mejor con niños. Los animales son terapéuticos y van muy bien con niños. Yo apoyo totalmente tu causa. #lindogatito ya

    • mamanatas says :

      Muchas gracias!! Ahora que te sabes el hashtag a darle la brasa mañana en twitter a paparracho a ver si con suerte…
      Por cierto, me encanta tu, ¿subtítulo? ¿mini resumen? de tu blog, la verdad es que no sé cómo se llama “eso” pero es una frase genial: “La convivencia de una perra, un gato, dos humanos y una bebé que los domina a todos”, jajajaja, es buenísima.
      Y recuerda #lindogatito 😉

  5. Rebe says :

    Por el amor de dios… mamanatas, cómo me haces esto? Yo que estoy de tu lado en todas las disputas familiares… a ver cómo defiendo esto.
    Los gatos no son santo de mi devoción debido a una mala experiencia en la infancia y, con dos churumbeles… no crees que el guaje ya tiene suficiente con sus bollos en la frente como para sumar arañazos de gatos falsos y traidores (perdón, aquí habla el resquemor). Y con el neñu? Todo el día tendrás que estar con mil ojos abiertos (y te recuerdo que sólo tienes 3 xD) porque le empezará a tirar del rabo para jugar y, como todo gato, se rebotará.
    Dicho esto, que espero que te haga recapacitar, también tengo que decir que tu voz en tu casa importa tanto como la de paparracho, así que… no desistas e imponte!
    Si Baltasar este año trae una caja con agujeros… flipo!!!!
    Suerte… o no…

    • mamanatas says :

      Pues ya me contarás esa mala experiencia aunque si en la historia va un tirón del rabo pues claro, el pobre solo se estaba defendiendo 😉
      Yo no desisto aunque lo veo complicado pero seguiré dando la lata… vamos Baltasarín mío, que sabes que soy muy buena y me lo merezco

  6. Rebe says :

    Ah! Y se me olvidó comentar una cosa… te recuerdo que te puedo, así que ojito con lo que dices de Tango… perro-gato? Grrrrr… (modo perruno)

    • mamanatas says :

      No sé por qué os molesta eso de perro-gato si no lo digo como insulto y además es verdad, hasta paparracho lo reconoce… pregúntale pregúntale.

  7. María C. P. Fernández says :

    La experiencia más cercana con gatos fue de unos amigos: después de 10 años con la gata en casa, un día se tiró a la niña pequeña y la dejó curiosa.
    Conclusión, gatos no

    • mamanatas says :

      Jo, María, menuda experiencia la que nos has contado pero creo que el debate no sería gato sí o no, más bien sería animales sí o no. Anda que no hay casos de perros que atacan a sus propias familias después de años viviendo juntos…
      Además, como dije, he convivido con gatos y se me hace raro que un gato ataque así porque sí y si se siente atacado lo normal es que huya, no que se enfrente. Y realmente creo que si niño y animal conviven desde que ambos son pequeños no veo que pueda haber ningún problema. Si pensara que pudiera hacer daño a mis hijos, lógicamente, no me lo plantearía.
      Gracias por tu comentario y bienvenida 🙂

  8. Bea says :

    Hola, soy Bea, y me gusta mi gato…. Digamos que no era la mayor de mis ilusiones convivir con un gato cuando a mi novio se le antojó(que soy alérgica a los gatos…) pero él tenía un trauma infantil porque los Reyes Magos pasaron de él cuando lo pedía… asi que ahí que llegó Nico, con 7 semanas, y pasé del ‘quita bicho’ a dormir todos en la cama en 3 horas… Eso sí, no se si es un gato, un gato-perro o qué, porque no tiene nada que ver con la leyenda sobre ellos: desde el primer día, no había forma de despegarlo, nos seguia por casa, siempre encima, te miraba con cara de pna cuando lo dejabas fuera de la cocina, con las patas en el cristal(hasta le gusta el agua! )… Por las vueltas de la vida, que nos llevaron a Nicaragua, se quedó en ‘acogida’ con mis suegros. A la vuelta, me quedé embarazada y nos trasladamos provisionalmente, por lo que decidimos no llevarnoslo. Nació Lucía, y los que ahora cruzan el charco son sus ‘adoptantes’, por lo que Nico lleva ya un mes con nosotros. Lucia tiene 11 meses y flipa desde que lo vio, le encanta! Nico también flipa, pero la reacción es salir por patas, le tiene pánico! Bueno, todo este rollo es para decirle a paparracho que se anime, que los gatos también son cariñosos, fieles, divertidos… y que no hay problemas con los niños… Animo mamanatas, yo te apoyo!!

    • mamanatas says :

      Hola Bea! Te queremos! 😉
      Eso sí que es amor por tu parte, siendo alérgica… Ole tú!
      Y ya ves: no te hacía mucha gracia y ahora encantada de la vida estás. Toma nota, paparracho!
      Muchas gracias por tu apoyo y bienvenida a nuestra casa 🙂

      • Bea says :

        Encantada! Hace mucho que me despatarro de la risa con vosotros… Mucha suerte mamanatas! Ale, paparracho, dale una alegría, lo bien que lo va a pasar el guaje…

  9. vaninasblog says :

    Estoy contigo, un gatito, es una gran idea, y los niños con animales aprenden mucho!
    Así que Paparracho estás tardando, hazlo por tu familia, ya verás como te gusta cuando ronronee en tu regazo!
    Besos familia

    • mamanatas says :

      Ya sabía yo que podía contar con mi Vanina en este tema… paparracho estás tardando 😉
      Muchos besos y mucho ánimo, guapa!!

  10. Ruth says :

    Yo vivo enamorada de mi Eneko,un gato negro guapísimo, desde que llegó a mi vida, hace ya 8 años… Mi hijo mayor tiene 3 anos y le quiere mucho, incluso me acompaña a sacarle a pasear un poco los fines de semana y el pequeño, con casi un mes, empieza a darse cuenta de que existe y lo mira alucinado. Eso sí, Eneko aprendió con el primero que los bebés tiran del rabo… y al segundo no se le acerca mucho por si las moscas… ¡Gato sí!

    • mamanatas says :

      Supongo que a ti en tu primer embarazo te preguntarían mucho eso de “y con el gato qué vas a hacer”?
      Si es que es como comentaban más arriba: los que tenéis o hemos tenido gato los recomendamos y los que no, están en su contra… la ignorancia, que hace mucho mal, jejej
      Gracias por tu apoyo y bienvenida al blog 🙂

  11. Mi Álter Ego says :

    Soy Álter y me gustan los gatos!!! ¿Qué digo “me gustan”? Me encantan… No concibo la vida sin un felino ronroneante dando vueltas por la casa… Yo creo que Paparracho tiene miedo de tener que tragarse sus palabras con patatas. Sé de más de uno que dijo que no le gustaban nada los gatos y terminó enamorándose de ellos tras descubrir la convivencia con uno. Gato sí!!! Besos.

    • mamanatas says :

      Hola Álter, te queremos!! 😉
      Ojalá se cumpla eso de que paparracho se trague sus palabras; nada me gustaría más.
      Parece claro que los gatos terminan encandilando incluso a sus detractores… el gato, ese gran desconocido…
      Gracias por tu apoyo. Besos!!

    • flor de loto says :

      Si mi pareja le paso esto, ahora tengo que esperar que mime a la gatita para recibir algun que otro mimin. jaja ! Saludos.

  12. Chari says :

    No es por presionar, pero conozco a alguien con una gatita de poco más de un mes que busca casa nueva. ¿Os animais y os pongo en contacto?

    • mamanatas says :

      Ay ay ay, que me pongo nervosia!!
      Yo ahora mismo te daba el “sí, quiero” pero como esto tiene que ser una decisión bilateral la pelota se queda en el tejado de paparracho… Intento no desesperar pero no creo que mis ojos lo vean de esta, así, tan fácil… 😦
      Aunque parece el destino, verdad? No creo que te hayas visto en esta situación muchas veces; y además, una gata, de un mes… todo encaja!!
      Y tú presiona presiona, no te cortes 😉

  13. Chari says :

    La verdad es que cumple los tres requisitos… Ya solo me falta ponerte una foto y caes, a ver si convencemos al resto de la familia… 😉

    • paparracho says :

      Si quieres que rompamos relaciones, ya sabes lo que tienes que hacer! 😐

    • mamanatas says :

      Foto foto!!
      Pasa de paparracho! Quiero verla!!
      Si aquí no deja puedes ponerla en tw o en fb. Así puede adoptarla otro afortunado que nos siga (si es que no lo conseguimos por culpa del borde de la familia)

  14. Luisa says :

    Lo primero, que sois la caña y me parto con vuestro blog. Respecto a los gatos, en mi familia nunca hemos sido de animales, pero hace poco mi padre intentó conseguir un gatito (que al final fue gata) siamés recién nacido para unos vecinos que al final no quisieron o algo pasó y se tuvo que quedar con él. Y resulta que ahora es el muñequín de la casa. Desde el primer día se subía al regazo y a los hombros de mi padre y míos (con mi madre no quiere saber mucho, pero porque la pone en su sitio jeje). Es super mimosa, solo quiere mimos y comer… Nada de arañar. Yo que jamás en mi vida me había atrevido a coger un gato, la cojo y la achucho como un peluchín. Vamos, que estamos como tontos con la gatina. Lo único es que la tienen en Cudillero, y puede rondar al aire libre todo lo que quiera. A mí en un piso me daría más pena tenerlo, pero también es verdad que no es un perro que necesite salir mucho por ahí. Así que esta la experiencia de unos no-gatunos y que ahora chochean con “Chispa”. Besinos a todos, primis.

    • mamanatas says :

      Qué bueno Luisa!! Me encanta cuando los que no sois muy gateros los descubrís. Es genial vuestra experiencia 🙂
      Y muchas gracias por los piropos. Nos hace mucha ilusión que consigamos haceros reír aunque solo sea un poquito.
      Muchos besos!!

  15. casigata says :

    Mamanatas, yo estoy contigo. Me uno a tu causa con los ojos cerrados, y mira que yo soy de perros (con los gatos no me llevo nada bien)
    Desde mi punto de vista, a los peques les va a enseñar muchísimo, y por los arañazos, peores se los darán en el colegio, que hay cada niño que parece educado en una manada de lobos (y no solo por las uñacas negras)

    Y si lo del gato no funciona, siempre puedes intentarlo con un gatoperro, que parece que es más del gusto de Paparracho.

    Un voto para el sí.
    Besines!

    • mamanatas says :

      Oleee ese voto bienvenido de una que dice abiertamente que no es progato!!
      Y toda la razón con lo de las fierecillas en los coles; el guaje no es de los que ataquen pero sí que a veces viene con unas uñas… que parece que bajó a la mina en vez de ir a clase :O
      Muchos besos y gracias por el apoyo!!

  16. Accidentalmente says :

    Yo soy totalmente pro-gato! Si no fuera porque el santo les tiene alergia es muy probable que tuviéramos gato en casa. Así que te apoyo Mamanatas!!!!!!!! Paparracho, cede, no te dejes barba nunca más y déjale a Mamanatas tener gato! Hombre ya! jajajajajaja
    Un beso pareja!

    • mamanatas says :

      Bueno bueno. Te voy a nombrar mi representante parejil porque veo yo que defiendes todos mis intereses, jijii
      Estás en la misma situación que Vanina… vuestros santos son colegas, uummm, a ver si se han puesto de acuerdo en la disculpa 😉
      Besos mil!

  17. carmela says :

    Hola mamanatas,ya sabes que yo soy de perro y no de gato,pero ya te dije que la de la vecina me tiene loca,cosa casi imposible de pensar hace años,lo del perro gato de mi Tangin,yo lo decia tambien,era muy especial,pero encantador,y lo que te queria,
    Yo a estas alturas quiero un perro ,pero ya sabes que para mi tambien es imposible,pero si te pido que si lo consigues en casa sera bien recibido,pero por favor,Melchor yo quiero un perro,por si cuela,tu ayuda tambien,un beso

    • mamanatas says :

      Ay, Carmela, ya sabes que a mí me encantaría escribir tu carta también pero no consigo apoyo por ningún lado. Fíjate que aun siendo difícil, creo que lo conseguiré yo antes que tú.
      Mira que somos buenas pero ná, no hay manera de que nos hagan caso. Eso sí, tenemos que seguir dando la brasa, no debemos desfallecer, aunque sea que lo consigamos por pesadas, jejejej
      Besos!!

  18. flor de loto says :

    Paparracho basta de excusas ni lógicas, que este es un tema del corazon, Mamanatas te dio dos niños bellisimos y los forma y cuida con mucho Amor,ya es hora de que vos le des algo a ella. Y que seas generoso mas alla de tus convicciones y tus teorias. Te adoro mucho primin ,pero en esto estas siendo un poquito mezquino y no lo mires tan mal que segun el temperamento del gatin a elegir, los tres mios son adorables. Los quiero mucho y disfruto esto que hacen ,son muy graciosos!!!

    • mamanatas says :

      Ahí ahí, dando caña de la buena a paparracho, Flor de loto, jajajaja
      Me ha encantado eso de que te olvidaras por un momento de tu lado zen y le hayas llamado mezquino, jijiji, no le va a gustar nada 😉
      A ver si conseguimos que recapacite.
      Muchos besos, prima!

      P.D.- El guaje sigue pensando en ti, de vez en cuando te nombra, sobre todo si hay un avión de por medio, jejeej. Le llegaste bien, eh?

  19. blogdemadre says :

    Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con Paparracho.
    Gatos caca. Hacen pis detrás del televisor y luego toda la casa huele a cable frito. Son ariscos, sibilinos, rarunos, como yo recién levantada, vamos.
    Nada. Paparracho, aguanta!

    • mamanatas says :

      Pero madre, no me haga esto, que la tengo en muy alta estima. Además se ha inventado una historia sobre los gatos que ni Chico Ibáñez Serrador, hombre, que la voy a llamar a partir de ahora Chicha y si estamos en público no diré el porqué del apodo y cada cual que piense lo que quiera, jur jur jur

  20. elcuadernodemama says :

    En nuestra familia somos 4, Papá, Mamá, el bebé y la gata. El niño aún no gatea y de momento genial la convivencia con la gata. Ella no se acerca casi al bebé, y el niño super feliz cada vez que la ve. Durante el embarazo también estuvo con nosotros, hicimos lo que comentan en este blog.

    http://catsandroids.wordpress.com/2013/05/15/and-babies/

    Sin duda alguna lo recomiendo (junto con un buen aspirador).

    • mamanatas says :

      Me encantan vuestras experiencias con los gatos y los peques. Aaaay, cómo me gustaría poder contar la mía…
      Lo de la aspiradora dependerá del tipo de pelo del felino, no? Los hay que sueltan más y otros que sueltan menos.
      Gracias por tu apoyo y bienvenida 🙂

      • elcuadernodemama says :

        Lo del pelo, supongo que dependerá del gato. Pero no te voy a engañar, el mío es un gato de pelo corto, que se supone que tienen menos pelo, y no veas cómo pone el sofá o la cama si se tumba. El pelo es lo único negativo que le veo a tener gato.

  21. Cruz says :

    Antes de nada,admitir que yo soy de las de “animales, en su medio natural, no en las casas”. Nunca me han apasionado y pensar en meter uno en casa con un bebé me pone los pelos de punta. Así que mi voto es en contra. Lo siento!

    • mamanatas says :

      Bueno, yo también pienso que los animales están mejor en su medio natural pero acepto perro y gato como animal doméstico y si están bien atendidos y cuidados creo que pueden ser muy felices con su familia en un piso de ciudad.
      Aunque sea un voto en contra gracias por pasarte y comentar… Paparracho te lo agradecerá, jeje
      Besos!

  22. Dimas says :

    Yo tuve varios gatos, crecí con ellos y tengo millones de recuerdos; mimos, juegos, enfados, travesuras, besos, miles de besos, el calorcito de sus cuerpos dormidos sobre ti… Son seres maravillosos, muy independientes pero que requieren sus dosis de mimos y espacio, requieren bastante espacio… Decidais lo que decidais seguro que será buena opción.

    • mamanatas says :

      Dimas, de ti esperaba un poco más de fuerza… Muy bonitos los sentimientos que reflejas sobre los gatos pero esa última frase es demasiado aséptica para lo que yo necesito.
      Fíjate que paparracho dice que tengas tú el gato y así se me quitaba a mí el mono pero tal y como lo planteas veo misión imposible que puedas convencer a la sargento 😉
      O es que tú ahora mismo no te plantearías tener uno? Lo de “bastante espacio” no sé si es porque no te gustan en un piso… Ya hablaremos con calma que yo contaba contigo como mi gran aliado :O

  23. Patri says :

    Siiiiiiiiiiiiii al gato!!En mi familia somos gatunos,aunque nos gustan todos los animales,xo por comodidad y espacio.Todos nos han salido gatoperros,de esperarnos en la puerta ,y todo el dia encima.Ya con mis sobris Manta ha aguantado estoicamente achuchones y sustos aunq las trata de evitar xo con mi nena de 3 meses esta encantada;se pone a mi lado cuando mama y la “vigila ” cuando esta en la hamaca.Paparracho si no lo haces x tu santa mujer que se merece todo , hazlo x tus guajes,q van a disfrutar de lo lindo.#lindominino ya!.PD:molais!

    • mamanatas says :

      Hola Patri! Tú sí que molas, jajajjaj
      Paparracho haz caso a Patri que sabe de lo que habla con Manta y su bebota de 3 meses 🙂
      Muchas gracias por tu apoyo y bienvenida a esta casa!!

  24. Martina Calzada says :

    Hola Mamanatas,

    Ya lo he dicho por Facebook y lo repito por aquí. A mi no me emocionan los gatos, no los detesto y reconozco que son muy monos, tampoco soy de tener mascotas en casa porque no estoy dispuesta a asumir el trabajo y las responsabilidades que conllevan, hay que ser consecuentes y conscientes de lo que implica. Pero reconozco que el contacto con animales es muy bueno y que te hace tanta ilusión, que ya sabes que tienes todo mi apoyo!!!. Con este artículo te lo brindo aún más si es posible 😉

    http://www.nosinmishijos.com/2013/11/como-hacer-una-lamina-de-regalo-para.html

    • mamanatas says :

      Gracias Martina!
      Esto sí que es un apoyo: sin entusiasmarte los animales en casa me parece genial que puedas entender que para alguien sea importante e incluso nos animes. Y esa lámina molona lo dice todo, jejeje
      Besos

  25. Catalina de mamatambiensabe says :

    Bueno,finalmente estoy sentada frente al ordenador como Dios manda, con tiempo y mi taza de café para poder comentar con toda tranquilidad. Como ya lo manifesté ABIERTAMENTE por twitter con #lindogatitoYA y otros HT del momento y como le dije a Paparracho en su FB, estoy contigo Mamanatas…

    He tenido gatos, perros, cobayas, ratones blancos, peces y hasta un mico titi (cruel ya lo sé, pero eso reclámalo a mi madre- ay no mejor no- ) y como tal me declaro una defensora de la convivencia con mascotas.

    Y sonará aún más extraño que lo diga justo en estos momentos tan críticos que estamos viviendo con nuestra recién (8 meses) llegada perra Luna, y todo el dolor y angustias que nos está generando (a parte de la pérdida de la cobaya, que vaya duelo… elpeque aún dice por ahí que no se quiere morir),pero esto hace parte de la vida y de las enseñanzas y de los valores que debemos transmitir a nuestros hijos.

    Ahora el tema gato… hace 13 años cuando vivíamos en Buenos Aires, yo estaba sola y deprimida por haber tenido que dejar mi flamante cargo de hiperejecutiva megaguay de cuentas en Leo Burnett para irme detrás de mi marido expatriado. En medio de la soledad, una amiga de él tuvo a bien sugerir un gato… mi marido y paparracho tienen mucho en común- su respuesta fue rotunda GATOS NO. Luego de una gran campaña (no virtual sino muy al estilo 1.0) logramos convencer a maridín de convivir con un gato, con unas condiciones por parte suya:
    – que no fuera una fiera escualida (esos gatos como el puesto por paparracho le dan dentiera)
    – que no se le acercara
    – que no fuera a dañar ni un solo mueble

    Así que un mes después llego a nuestra casa Mateo, un gato himalaya que de pelos tiene el doble que de cuerpo, que más que un gato parece un “perro-gato”… el pobre tiene un trauma porque el día que llegó a casa, maridín le dijo : -tienes una semana para empezar a ladrar y comportarte como un perro. A días de hoy, es el único gato que conozca yo que va a recibirte a la puerta, bate la cola y no se trepa por las repisas.

    Así que Paparracho: si maridín pudo, tu también… todo por que el Ale-gato llegue a su fin.

    • mamanatas says :

      Hola Catalina! Ya sabía yo que tenía todo tu apoyo en este tema 🙂
      Y así, entre tú y yo, podría decirse que tú eres la que me animó a empezar de nuevo a batallar con #lindogatito después de leer tu post sobre Kinchy y tus hijos… para mí fue revelador porque yo también quiero que mis hijos tengan la experiencia de convivir con animales.
      Entre esto y la “premonición” del parto del neñu te estás luciendo con nosotros, jijiji
      Una pena lo de Luna… muchos ánimos!
      Besos y gracias!!

  26. Anónimo says :

    Hola!
    A pesar de llevar ya mucho tiempo siguiendo este y otros muchos blogs sobre maternidad nunca me había animado a comentar hasta ahora….la ocasión lo merece.
    En mi casa vivíamos mi marido y yo hasta que llego el gato de pelo largo más guapo del mundo mundial, que me sale a buscar a la puerta cuando llego a casa, que se sube a la cama conmigo cuando me acuesto y es el primero en venir a darme los buenos días, nos entendemos perfectamente y siempre ha sido un gato excelente. Mucha gente que es un gato serio y poco sociable, pero eso porque los gatos son de sus amos, no se van con cualquiera.
    Hace 19 meses llego nuestro primer hijo a completarnos como familia y hasta el día de hoy no hemos tenido ni un solo problema. Cuando el niño empezó a moverse se iba a por él con curiosidad y fuerza desmedida, las cosas como son, y nunca jamás ha recibido un arañazo. En esta etapa hay que estar muy pendiente porque los niños no controlan la fuerza, ni si hacen daño o no y pueden asustar al animal, hay que enseñarles como deben tratarles. Si el gato se agobiada se iba a otro cuarto y ya esta.
    Y de nuevo hace como un mes que hemos ampliado la familia…. Un preciosisisisisisimo gatito negro que tenía 3semanas aproximadamente cuando lo encontramos.
    De las primeras palabras de mi hijo han sido el nombre de los gatos y ha aprendido a cogerles con cariño, a darles de comer, a acariciarles… Eso no tiene precio ni lo enseñan en el colegio
    Que sueltan pelo?Sin duda, que a veces arañan el sofá? También es cierto, pero que no los cambiaría por nada es una realidad….en resumen GATOS SI y si son por parejas mejor que mejor, así que coge una parejita, te lo agradecerán

    • mamanatas says :

      Hola!
      Me encanta tu experiencia! Paparracho, apunta, 19 meses el niño… Sí se puede!
      Shhh, del sofá no digas nada, eso pasa alguna vez pero pocas, poquísimas, jeje
      Y sobre la pareja gatuna… ni mencionarlo! Qué quieres que me divorcie? Si con uno ya me conformo, y aunque lo tenga complicadete no pierdo la esperanza 😉

  27. Irene MoRe says :

    Soy Irene MoRe y me gustan los gatos. Paparracho, mamanatas se merece un gato. En mi caso tenemos un gato-perro, Tuno. Siempre me he criado con gatos y me encantan y creo que es muy bueno que los niños, desde peqeños, aprendan a amar a los animales y a convivir con ellos.
    Es más, mis tíos tienen una gata que pare dos o tres veces al año, así que me ofrezco como donante de la futura mascota.
    Besazos.

    • mamanatas says :

      Hola Irene! Te queremos! 😉
      Lo primero, bienvenida a nuestro blog. Y lo segundo, ¿cuándo dices que va a parir la lindagatita de tus tíos? Ayayay, que me da un sofocón de la alegría.
      Y tú, Irene, serías la madrina de la gata de los paparrachos, jajaja.
      Ahí lo dejamos! La pelota está en el tejado del sieso de paparracho… A ver si da una alegría a esta familia 🙂

  28. imperdibles says :

    GATO!!!!si!!!!! Venga Paparracho…de verdad, si al final cuando lo tengáis va a ser tu favorito. Yo no había tenído nunca animales, hasta que me vine a China (sí, un poco lejos…) y adopté un pequeñín que me encontré en la calle. Son muy fáciles de cuidar y dan muchos mimos!! Mi novio no quería, aceptó a condición de que fuera “temporal”…y bueno, con decirte que acabé celosa de los dos!! Llegó un momento de, “oye, gato, que estoy aquí, hazme caso” y de “oye, novio, que estoy aquí, hazme casoooo”….jejeje.
    Ahora estamos los tres estupendamente y hasta le estamos “sacando el pasaporte” para poder llevarnoslo a España algún día.
    Besos!

  29. mamanatas says :

    Hola imperdibles!!
    De verdad, cómo me están gustando todas vuestras experiencias, sobre todo cuando habláis de alguien que no era muy gatuno y cuando conviven con un gato se terminan enamorando de él…
    Vamos paparracho, no puede haber más argumentos a favor… Algún día tendrás que claudicar y cuanto antes mejor, que la vida es muy corta!
    Muchas gracias imperdibles! Y bienvenida a nuestra casa 😉

  30. Miss y Mister Golosina says :

    Cómo va el tema?
    A ver, reconozco que no soy fan de los animales en casa. Sólo pensar en tener que ocuparme del cuidado de un animal me entra de todo, si no tengo tiempo ni de respirar… Vamos, y el poco tiempo que pueda tener no querría ocuparlo en ello. Bueno, y los pelos? Uff, que no que no. En mi época universitaria, en los dos pisos que compartí, mis compis tuvieron gatos y me moría del asco cada vez que iba a hacer pis y al limpiarme veía los pelos volar. Y en el sofá o en la ropa. Que no que no.

    Peeeero… Creo que te mereces tu gatita, por qué no? Te encantan y estás dispuesta a encargarte en condiciones de ella, que es lo importante.

    • mamanatas says :

      A pesar de tu “que no que no” agradezco el medio apoyo que te ha salido 😉
      Y la verdad es que no sé muy bien cómo va el tema porque no se explaya mucho paparracho sobre esto, solo bufa, en plan gato (igual es una pista de que sí), para protestar… el 7 de enero te lo cuento, jeje.
      Besos!

  31. Crís carballo says :

    Hola, somos la familia Cardoso-Carballo y tenemos un gatuno (ares)
    El fue el primero en llegar y cuando vino Laura, resulta que tuvo el síndrome del príncipe destronado, pero de buen rollo, eh? Si le decías algo a Laura, el también maullaba y si estabas con ella en brazos, el acababa en tus pies!
    Laura actualmente tiene 4 años y le adora! Para ella es su “gatete” y juega mogollón con el; La verdad es que Ares es un bendito pq ha soportado a Laura como estoicismo y dignidad: le ha utilizado como juguete de arrastre tirándole del rabo, le ha tirado de las orejas e incluso de los bigotes!! Pero jamás le hizo nada, sólo nos miraba como diciendo: por dios quitármela de encima! O directamente se subía a lo más alto, buscando paz…
    Mamanatas se merece un gato, para que sienta esas cosas tan especiales que sentiste tu, Papanatas, con Tango, no crees??

    • mamanatas says :

      Familia Cardoso-Carballo y Ares: encantadísima con vuestra experiencia, es genial!!
      Muchísimas gracias por tu apoyo pero no le cambies el nombre a paparracho por papanatas, no vaya a ser que se enfade y empeore la cosa, jiijiji 😉
      Bienvenida a nuestro humilde blog!
      Un abrazo, familia!

  32. Drew says :

    Indignada estoy… Paparracho, esperaba más de ti….

    Mamanatas tiene todo mi apoyo, no solo por las ventajas que supone tener un animal en casa (menos alergias para los niños, reduce los niveles de estres, enseña valores, responsabilidad, etc) si no porque además…quiere adoptar!!! Y eso, es salvar 2 vidas, la del que se adopta y la del que ocupará su lugar (y no es una forma de hablar ni un slogan bonito). Por cierto Mamanatas, si necesitas que te pase contactos en asociaciones, tengo unos cuantos, pero te aviso que la avalancha de cachorros llega en mayo (hace 2 años cuando mi madre adoptó al suyo, en el albergue se juntaron con 24…)

    Esta batalla la vamos a ganar! si yo puedo criar un bebé con 2 perros de casi 30kg, vosotros podéis con un gato!

    • mamanatas says :

      Ay, Drew, cómo me ha gustado tu bien argumentado comentario y eso de los contactos más… me hacen los ojos chirivitas.
      Cómo estás llevando la preñez? Y qué ganas de que nos cuentes tu experiencia con bebé más esos dos perrazos en tierras lejanas y exóticas 😉
      Muchos besos y a cuidarse mucho!!

Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: