¡Hasta siempre, güelita!

La semana pasada me ocurrió una de esas cosas que sabes desde hace meses que van a pasar pero para las que nunca estás suficientemente preparado: recibir la llamada de tu madre diciéndote que tu abuela estaba muy grave. Viendo lo que le estaba costando reprimir el llanto supe que ya no había vuelta atrás y rápidamente nos organizamos para un viaje express a Gijón. Aún no había llegado a casa cuando fue mi padre el que llamó para decirme, entrecortadamente, “murió güelita”.

Esta es la entrada que más me está costando escribir desde que empezáramos con el blog, pero es algo que tengo en deuda con ella,  con Carmina, con Menchu, con güelita Carmen. No quería funerales ni misas de ningún tipo en su despedida sino que leyéramos unas palabras dedicadas a ella. Mi madre me preguntó aquel día si quería escribir algo pero esta fue una de las escasas ocasiones en que me haya arrugado en mi vida, no tanto por el miedo escénico sino por el temor de que la premura y los sentimientos descontrolados que en aquel momento me inundaban, hicieran que mis palabras no estuvieran a la altura que ella se merecía. Afortunadamente, mi padre sí había escrito unas líneas y una hermosa poesía para ella con el encanto que da el amateurismo y el carácter único que tienen las palabras cuando se escriben desde lo más profundo del corazón.

Mis abuelos con mi prima y conmigo en brazos. Todos los llamaban Colás y Carmina, pero entre ellos mismos se llamaban Nico y Menchu. Genios y figuras.

He tenido la suerte de tener cuatro grandísimos abuelos y el lujo de poder disfrutar de ellos hasta mi vida adulta. El primero, mi tan querido Nicolás, lo perdí cuando casi tenía 22 años. A Noelia y Ángel, dos personas únicas cuyos caminos apenas se cruzaron fugazmente, los tuve conmigo hasta hace prácticamente un suspiro. Ninguno de ellos pudo conocer al guaje por esa manía tan del siglo XXI de tener los hijos tan tarde. Carmen, quien conoció no solo al guaje sino a varios bisnietos, hubiera cumplido 92 años este pasado lunes, aunque hacía ya muchos meses que la pobre no quería cumplir más y solo pedía reunirse pronto con los que ya habían partido.

De alguna forma, creo que los abuelos hacen que mantengamos un vínculo con nuestra infancia y juventud. Mientras los tienes, hay algo de ti que sigue siendo un niño. Da igual que trabajes de traje y corbata o que tengas 5 hijos y ya no cumplas los 40: sigues siendo el nietín, y de alguna forma ese punto de apoyo hace que no abandones el guaje que llevas dentro. La marcha de güelita no solo me ha  dejado un hueco doloroso imposible de llenar sino que además, he dejado para siempre de ser nieto. El cambio generacional se ha  consumado, y yo con estos pelos.

Una de las escasas pero innegables ventajas de la lactancia mixta. Para mí, esta foto de mi abuela dándole el biberón al guaje vale millones de euros.

Tuve la fortuna de estar con ella el fin de semana anterior a su muerte. La había visto muy consumida, más apagada de lo normal y por eso la acaricié mucho y le di muchos besos y nos hicimos alguna foto con el guaje y su primina, de las pocas cosas que aún conseguían arrancarle una sonrisa las últimas semanas. Me alivia mucho saber que estuve allí solo unos días antes y que pude transmitirle el  enorme amor que tenía por ella. El que siempre le tuve.

Y es que güelita Carmen era una mujer realmente increíble, con infinitud de vivencias y muchas ganas de contarlas: era una parlanchina impenitente pero no resultaba nada pesada; la típica persona capaz de alegrar cualquier reunión de amigos. Viajera incansable, lo único que le vi reprocharle a mi abuelo Nicolás era el no tener carnet de conducir (él no quería conducir y tampoco quería ir de copiloto como un “pinín”; eran otros tiempos), pero eso no fue impedimento para que recorrieran la península de cabo a rabo solos o en compañía de sus hermanos o amigos más cercanos. De muchos de esos viajes hay fotografías y películas en super 8 que, cuando recuperemos las fuerzas, podremos disfrutar apasionadamente.

Anécdotas para contar hay miles, pero son los pequeños detalles los que me apetece recordar ahora: el cariño con el que nos recibían en su casa a todos los primos cada fin de semana; esos desayunos con Eko que nunca faltaban en casa para güelito y para ella y jamón para los nietos; su insistencia en que fuera mi única prima la que hiciera las camas de todos y cómo aceptó (no sin batallar) que los tiempos habían cambiado y que cada uno tenía que hacer sus propias cosas; su felipismo militante e incondicional; cómo se quedaba dormida cada noche en el sofá viendo la televisión y al día siguiente se lo negaba a mi abuelo (él un día se levantó de la cama y le tapó los cristales de las gafas con cartón… ¡menudo susto se llevó al despertarse!); cuando me enseñó a jugar a la brisca y al chinchón y las divertidísimas timbas en su casa; cómo corregía a mi abuelo las historias que ÉL había vivido en la guerra civil; lo bien que cocinaba (aún no he asumido que se ha llevado consigo su receta de menestra); mis paseos con ellos por el muelle (el puerto deportivo de Gijón), el ir corriendo a su cama los domingos por la mañana para acurrucarme entre ella y güelito mientras escuchaban “los porretas” en la radio; sus “¿y de lo nuestro, qué?” para comenzar una conversación sobre política conmigo; la emoción con la que iba a recogerlos a la estación después de los eternos inviernos que pasaban en Santa Pola; su deseo, apenas hace unos meses, de mejorar un poco para irse de crucero con mamá; bailar con ella el día de mi boda y verla disfrutar hasta las 4 de la mañana; su mirada de emoción en los momentos clave de mi vida…

Cuando con 87 años se vino a Madrid en tren con su amiga Vitorina (de 93) vivimos unos momentos inolvidables. Eran puertas abiertas en el Congreso y disfrutaron como niñas. ¡Obviamente, la foto con Felipín no podía faltar!

Como le dije a ella en su fiesta de los 90 cumpleaños, me gustaría volver a nacer para vivir de nuevo todo esto junto a ella.

Yo no creo en el más allá y en eso ella y güelito tienen gran culpa. Pero no me genera ningún desconsuelo: si estábamos equivocados, güelita, tú tendrás de todas formas un buen lugar en ese cielo que cuentan y si no lo estábamos, seguirás siempre viva no ya en mi recuerdo, sino en el de todas las personas que tuvieron la suerte de compartir su vida contigo. En nosotros nunca morirás. Lo único que lamento es que el guaje haya tenido tan poquito tiempo para disfrutar contigo. Los expertos dicen que no se guardan recuerdos conscientes de lo que pasa antes de los tres años, pero yo te prometo que le contaré todas estas historias y muchas más y que con eso y las fotos y los vídeos, será casi casi como si hubieseis tenido más tiempo. Me encargaré de que él te recuerde porque tú te lo mereces y él no podría permitirse perdérselo.

¡Hasta siempre, güelita!

Preciosa en su fiesta sorpresa por su 90 cumpleaños, donde reunimos a todos sus seres queridos. Como siempre, derrochando felicidad.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About paparracho

paparrachoymamanatas.wordpress.com

54 responses to “¡Hasta siempre, güelita!”

  1. ladymajan says :

    Nacho, lo siento mucho…esté donde esté seguro que está muy orgullosa de lo que este paparracho que tiene por nieto ha escrito sobre ella…un beso

  2. Yaneth says :

    Se que cualquier cosa que te diga no cambiará tu estado de ánimo actual. Recibe un fuerte abrazo reconfortante y recuerda que todas esas vivencias acumuladas te ayudarán a mantener a tu güelita siempre contigo
    Besos

  3. Drew says :

    Es un post precioso, y creo entender lo mucho que te tiene que haber costado escribirlo. Pero felicidades por haber tenido una abuela tan maravillosa, y sobre todo por el homenaje que le has hecho, a mi desde luego me ha quedado claro que tuvo que ser una joya de abuela y de persona. Siento mucho vuestra pérdida.

  4. Cristy says :

    Uffffffffffffffff menuda llorera. Muchos besines para todos!!!!

  5. Claripondia says :

    Cómo lo siento, paparracho, pero qué afortunado eres de haber tenido alguien como ella a tu lado durante tanto tiempo.
    Un beso enorme

  6. peinetapintxosymimonillo says :

    Por donde empiezo… por donde las lágrimas me permitan. Nene me has emocionado hasta no sabes que punto. Tengo una abuela peinetera que se esta apagando y yo no quiero admitirlo, no concibo la vida sin ella, soy la nieta mayor y eso marca. Yo no soy creyente pero te puedo decir que la güelita allí donde este habra leído este post y se sentirá muy orgulloso de ti y verá crecer y las sonrisas del guaje y tu tendrás mil fantásticas historias que contar a tu hjio.

    Temo el día en que me toque hacer un post como este, pero por otra parte pienso que es un gran homenaje a ellos.

    Te mando un abrazo pero de pintxos que son mas fuertes y profundos que los de peineta que hoy me la quito en honor a tu luto.

    Aupa Güelita y aupa su nieto!

  7. Laura (Base Echo) says :

    Muchas gracias por compartir un poco de tu güelita con todos nosotros. Me han llegado al corazón tus palabras, logrando arrancarme lágrimas de emoción y de dolor por la pérdida de una persona tan importante para vosotros. Ha sido un homenaje precioso.

    Un abrazo enorme, Laura

  8. Noe says :

    Ayyy, menudo atragantón tengo ahora mismo. No puedo parar de llorar 😦

    Desde el jueves me han venido a la mente muchísimos recuerdos que parecían esperando a este momento para volver a mi mente. Tengo ahora mucho más vivas en la mente las imágenes de ella poniendo lavadoras, planchando en la terraza, preparando manzanas asadas, diciendo: “Nico, el ventolín” o “qué pasa, Ratita”, que las últimas en las que se quejaba de lo mucho que llevaba pasado ya sentada en la silla de ruedas.

    Comparto cada recuerdo de esos que tú tienes, salvo que en mi época ya no escuchaban “Los porretas”, sino el parte en la radio, no recuerdo ya si en la SER o RNE, pero sí recuerdo cómo le asomaba ese lunar por el camisón cuando se daba la vuelta para que le acariciase la espalda 🙂

    No puedo hacerme aún a la idea de que ya no está. No me imagino una reunión sin ella, una Navidad, una Nochevieja, un asado en Santa Bárbara… Ella siempre se acaparaba toda la atención, así que no imagino cuánto notaremos su ausencia.

    Yo también me la comí a besos el sábado pasado y le dije lo mucho que la quería, como cada vez que estoy con ella desde que se murió güelito, al que siempre tuve la sensación de que no se lo había dicho lo suficiente. Me pilló desprevenida, pero al menos ella sé que se fue con eso.

    Es precioso lo que has escrito, ojalá yo pudiera expresar así todas las cosas que siento y que sólo salen en forma de lágrimas. A ella le hubiese encantado leerlo, ya sabes cómo le gustaban las cámaras y ser la protagonista 🙂

    ¿No se dice Coral? Entonces cómo ye, ¿Perla? 🙂

  9. monica pink lady says :

    lo siento mucho. la verdad que el ser humano nunca esta preparado para separarse de sus seres queridos. muy bonito el post, me han venido muchiisimos recuerdos de mis dos abuelos (hombres) que he podido disfrutar hasta mayor. aun me queda una abuela, se que no le queda mucho de vida, y aunque ya me estoy haciendo a la idea, se que cuando llegue el dia lo pasare muy mal.
    y por el guaje…por experiencia propia te puedo decir que si le hablas de ella y tiene siempre presentes las fotos..nunca la olvidara, porque yo perdi a mu abuela materna antes de los tres años. no tengo recuerdos conscientes de ella pero tengo las historias de mi madre, las fotos en las que salgo con ella y ahora que soy mayor…mis tios me dicen que me parezco mucho a ella, asi que siempre estara en mi.corazon

  10. monica pink lady says :

    lo siento mucho. solo decirte que no dejes de contarle cosas al guaje de güelita y de enseñarle fotos con ella, porque por experiencia propia, eso hara que el pequeño la lleve siempre en su corazon. muchos animos.

  11. irene says :

    Nacho. Qué bonito. Qué bien viene hablar de lo que uno siente cuando ha perdido a una abuela. Es parte del duelo y es engrandecer su recuerdo. Este donde este y aunque no creas, ella seguro que será tu angel de la guarda. Un abrazo

  12. migremlinnomecome says :

    Me alegro de que hasta en una situación así hayas tenido el humor suficiente como para meter la cuñita con la lactancia mixta… significa que todo está bien 🙂 Precioso post, y además te lo agradezco, yo tengo aún dos abuelos y no somos conscientes del tiempo que dejamos de disfrutar con ellos hasta que se van. Un abrazo fuerte y otro para tu hermana.

  13. Noemi Megustamibarrio says :

    Probablemente hubieras dicho lo mismo cuando te pidieron las palabras pero seguro que tu padre agradece que le cedieras el puesto y nosotros que compartas un poco de la vida de tu güelita… Parecía una gran persona a los ojos del gran nieto que tiene. Estaría orgullosa del retrato y del cariño.
    Lo siento mucho, de verdad. Cuidate un montón y déjate querer por los que tienes cerquita, que seguro que te acompañan mucho y te ayudan infinito.
    Un besazo

  14. papaLobo says :

    “Da igual que trabajes de traje y corbata o que tengas 5 hijos y ya no cumplas los 40: sigues siendo el nietín, y de alguna forma ese punto de apoyo hace que no abandones el guaje que llevas dentro.”
    Que gran razón!

    Siento mucho tu pérdida

  15. carmela says :

    PRECIOSO,muchas gracias hijo ,tenemos que quedarnos con estos recuerdos y muchos mas que no podremos olvidar,ella era asi tal cual lo escribes,para mi es muy dificil escribir estas palabras,es muy duro,pero ella se lo merece.yo no se expresar lo que siento,pero los que me conoceis sabeis lo que eran ellos para todos nosotros,un beso muy grande hijos,ellos siempre estaran con nosotos,TE QUIERO MAMI

  16. Tere says :

    Precioso y conmovedor, es hermoso tener esos sentimientos. Ella es y será afortunada por el cariño que le habeis entregado.

  17. Accidentalmente says :

    Un beso grande, y un abrazo…

  18. Olgalan says :

    Lo siento mucho, Nacho!
    Preciosas palabras. Nos has hecho a todos viajar a nuestra infancia y recordar el valor de la familia.
    Mi último abuelo falleció hace un mes y tuve tus mismas sensaciones y el miedo de que nos hacemos mayores, y nuestros padres ahora son los únicos abuelos. Empiezo a verlos mayorcitos.

  19. Cruz says :

    Vaya despertar qe he tenido. Llorando me
    Tienes en el baño… Precioso post. Qué Abuela
    Más grande que has tenido y què suerte haberla podido disfrutar hasta tan tarde. Me han llegado tantas frases que no te puedo destacar ninguna… Un beso enorme. Siento la
    Pérdida y felicidades a esa abuela, donde quiera que esté, por haberte dado tanto amor.

  20. Mousikh says :

    Un post precioso y que consigue que quien lo lee, a pesar de no conocerla, admire y se encarñe a esa gran mujer que fue tu abuela. Seguro que a ella le habría encantado este pequeño homenaje. Un abrazo fuerte

  21. Javi says :

    Me a encantado Nachin, sigues expresándote y escribiendo muy bien. Pero acabo de llegar a la oficina y me están cayendo unos lagrimones, que casi no veo la pantalla. Nuestra abuela era la mejor y nos enseño una forma de ver y disfrutar la vida con alegría.

  22. Rebe says :

    Sencillamente precioso… y no apto para leer en el curro :_(

  23. Ray_Ana says :

    No tengo palabras para acompanharte en estos momentos… solo decirte q este dnd este, esa gran senhora q era gûela cuidara de ti, de los tuyos, del guaje.
    Un beso muy fuerte

  24. vanina says :

    Lo siento mucho, cuando alguien tan importante se va, nada puede llenar su vacío, no hay palabras de consuelo, solo intentar aprender a vivir con su ausencia…
    Yo no he tenido la suerte de criarme con mis abuelos, unos se fueron muy prontos, y otros vivían demasiado lejos…

    Pero veo a Tenedor con los suyos y se me saltan las lágrimas, solo siento que de mi parte no tenga ninguno…
    Uno se siente muy solo, cuando ya no es hijo, o ya no es nieto….

    Mucho ánimo…como me dijiste tú, seguro que ella sabía lo importante que era para tí, y este post, le habrá encantado.

    Un beso y un gran abrazo

  25. Bienvenidosalilliput says :

    Un abrazo muy, muy fuerte. Y mucho ánimo en estos tristes días. Un post precioso y muy duro de escribir.
    Realmente has sido un privilegiado porque has podido disfrutar de ella mucho tiempo. Esos fantásticos recuerdos estarán contigo siempre, con lo que ella… estará contigo siempre. Y ella, esté donde esté, estará feliz y orgullosa de su familia.
    Muy emocionante leerlo. Te mando todo el cariño del mundo…. Un gran beso

  26. Martina Calzada says :

    Nacho,

    Preciosa la foto de tu abuela con el guaje dándole el biberón. Muy interesante la reflexión de que ya no somos nietos, aunque parezca simple no me había parado a pensarlo nunca y casi como que no había sido consciente de que había dejado de serlo hasta que te he leído.

    Yo dejé de ser nieta definitivamente sólo un més antes de que naciera Bruno y no pude ir al entierro. Aunque esos días estuve algo alterada en el fondo que coincidiera justo con el próximo nacimiento de Bruno me hizo vivirlo más cómo la propia cadena de la vida, para que mi hijo llegara mi abuelo se iba. Lo cierto es que en aquel momento procuré centrarme mucho en mi por mi hijo. Y mi hija mayor lo aceptó con mucha naturalidad, la verdad es que los niños simplifican mucho las cosas, positivizan y no dramatizan como lo hacemos los adultos, así que estoy segura de que el Guaje va a ser quien mejor te acompañe en este duelo.

    Un abrazo fuerte y tenemos pendientes unos helados que ya tengo ganas de veros cara a cara 😉 Además tengo una fotito que hice el otro día acordándome de vosotros, a ver si os la mando por twitter o algo.

  27. Lady Gugu says :

    Cuanto lo siento chicos, es muy duro perder a un ser tan querido… desgraciadamente yo tengo amplia experiencia en esto… pero al menos como dices, os quedan los recuerdos, los buenos momentos vividos, anecdotas, consejos y muchos besos que podréis transmitir al guaje.

    Un abrazo gigante 🙂

  28. teresa rey says :

    Nacho, un beso muy fuerte mucho apoyo como te dije por Twitter y sabes mi abuela favorita no conoció a ninguno de mis hijos pero se que ese lazo tan especial que no unia a las dos hace que de algún modo siga aqui conmigo y tu abuela lo hara también cuidara de tu familia como siempre lo ha hecho, los abuelos son especiales yo lo veo con mis hijos cuando les digo que vamos a ver a los abuelos se les iluminan los ojos seguramente como a ti te pasaba cuando ibas a ver a tu abuela Menchu.

    Y desde aqui le mando un beso enorme y otro a vosotros.

  29. Madre de un bebote says :

    No te imaginas el sentimiento que me ha dado leer tu entrada, se me ha hecho un poco de nudo y todo, te lo puedes creer?….está escrito con una sensibilidad y un amor tan lindos, lo vuelves todo tan cercano…..
    Te envío un gran beso. De corazón. De los de verdad.

  30. Catalina de mamatambiensabe says :

    Que lindo homenaje Nacho.. muy sentido… estoy segura de que tanto tu madre como ella misma, estarán orgullosos de estas palabras.

    Estoy de acuerdo con tu güelita en no querer lágrimas y funerales.. soy de las que piensa que la muerte es otro homenaje a la vida y que como tal debemos celebrarla sobre todo cuando se ha dejado un legado de felicidad como el de tu abuelita… Espero que esté de beneplácitos allí donde quiera que este…. ha terminado su contrato acá entre los mortales dejando un gran legado… y sí, de acuerdo: la lactancia mixta tiene esa y muchas otras ventajas… no todo es blanco y negro. 😉

  31. Sin más Palabras says :

    Tremendamente emotivo. Lo lamento mucho y te acompaño en las lagrimas desde el corazón. Un besazo

  32. Jano says :

    Lo siento. Un abrazo fuerte.

  33. La Reina Bruja says :

    Lo siento muchísimo. Este post homenaje ha sido increíblemente emotivo. Además has hecho que recuerde a miña madriña (abuela materna) a la que también llevo dentro para siempre. Ojalá tuviera una foto de alguna bruji con miña madriña, pero no llegó a conocer a ninguna.

    Llévala siempre contigo y no permitas que caiga en el olvido. Muchos besos.

  34. Yolandica says :

    Lo siento mucho Nacho.

    Tengo una abuelita de 92 años a mis 37 y me considero una privilegiada por poder disfrutarla todavía, y sobre todo que mis hijas la conozcan. Por lo que empatizar contigo en esta preciosa entrada me ha sido muy fácil, tremendamente.

    Siempre le estaré agradecida a la vida los años que nos ha regalado junto a ella.

    Un beso y un abrazo bien apretao.

  35. María Paradela (@mariapagar) says :

    Un abrazo muy fuerte. Y gracias por hacernos ver que tenemos que disfrutar más de ellos mientras podamos. Seguro que le habría encantado leer todas las cosas preciosas que pones sobre ella.

  36. paparracho says :

    Permitidme hoy, sin cogerlo como costumbre, que os conteste a todos desde aquí.

    Quiero agradeceros enormemente las palabras tan cariñosas que nos habéis ido dejando en el blog durante todo el día y la noche pasada. Realmente estos días en Madrid estaban siendo bastante melancólicos por las ganas que teníamos de poder estar con mi madre y con toda la familia. Que tenga a sus dos hijos tan lejos es, hablando en plata, una putada en esta situación.

    Un abrazo con achuchón reventón para quienes me habéis contado que estáis viviendo una situación similar en estos momentos o hace poco tiempo (sobre todo a Teresa y Nerea, que las veo muy pachuchas) y a los que aún tenéis a los vuestros, disfrutadlos intensamente porque tenemos muchísimas cosas que aprender de esa grandísima generación.

    Y a los que habéis terminado echando alguna lágrima, espero que no me lo tengáis en cuenta. No era lo que quería, aunque sí nos ha servido a nosotros para desahogarnos un poco lo que teníamos en la garganta desde el jueves. Teníais que habernos visto a mi hermana y a mí ayer a las 00:30 por el whatsapp a moco tendido!

    De verdad, muchas gracias a todos porque me habéis hecho sentir feliz con vuestros comentarios. No quiero ni pensar en cómo se sentiría mi abuela leyendo todo esto, con lo que le gustaba a ella ser el alma de la fiesta…

    Gracias!

  37. Dimas says :

    Precioso el post, sin duda a la altura de lo que significó Carmina para todos los que la conocieron; aunque fuera pocos años, como es mi caso, dejaba en ti una profunda huella y le cogías cariño con muchísima facilidad. Nunca la olvidaremos.

  38. La niña sin nombre says :

    Los vellos de punta… porque no puedo evitar pensar en mi abuela (sólo conocí a una) y claro se me encoge el alma porque como dices nunca nunca está uno preparado a algo así… Pero yo pienso que donde esté estará viendo esto emocionada.
    Mucho ánimo! Un besazo!

  39. zufuturamama says :

    Siento mucho la pérdida de esa gran mujer, me han emocionado muchísimo tus palabras. Es una gozada ver a una nueva generación en manos de generaciones anteriores, yo tengo una foto de A. con su tatarabuela y eso no tiene precio

  40. bianca says :

    estamos con vosotros en el sentimiento..yo casi no tuve abuelos con 12 años ya los perdi y mi bebe casi tampoco mi suegro y mi padre n estan y su abuelas casi imposible de ver ……

  41. Laura says :

    No la conozco pero leyéndote y viéndola en fotos, me hubiera encantado. A tu abuela le hubiera emocionado (y mucho) este precioso post, que se ve que sale directo del corazón. Siento mucho tu pérdida, pero como bien has hecho, quédate siempre con lo mejor de ella. ¡¡UN BESAZO!!

  42. carmela says :

    Nacho: Cuando hace casi cuarenta años mamá y yo nos casamos y tuve la ocasión de convivir con tus abuelos rápidamente comprendí que iban a ser para mi algo mas que mis suegros;jamás podré olvidar que siempre me trataron como si realmente fuera su hijo.La convivencia con ambos no podia ser mas agradable.Abuelita era la alegria,la dicharachera y donde ella estaba siempre reinaba el buén rollo;abuelito era la sobriedad y el aplomo pero también con su dosis de humor cuando la ocasión lo requeria;se complementeban perfectamente.Cuando llegaron los nietos supieron como nadie desempeñar ese papel.Es por eso que a todos los nietos os salen espontaneamente tantos halagos hacia ellos (yo no me equivocaba cuando en la despedida decia que vosotros los nietos conociais como nadie todas las virtudes que los adornaban).Es realmente bonito lo que escribes Nacho.Y tú Noelia dices que te gustaria encontrar palabras para expresar lo que sientes.Realmente no es necesario que lo hagas porque quienes te conocemos sabemos que eres toda sensibilidad y en determinadas ocasiones sobran las palabras para expresar los sentimientos.Para terminar os diré que ojalá mamá y yo sepamos estar a la altura para que llegado el momento podamos inspirar en nuestros nietos un sentimiento parecido.

    • Luisa says :

      Sin palabras… precioso lo que has escrito, Nacho… precioso lo que ha escrito Noe… precioso lo que ha escrito el tío… qué pedazo de familia y qué suerte tenéis de lo que habéis vivido juntos y lo que os queda…Os abrazo desde la distancia y os mando todo mi cariño…

    • paparracho says :

      Papá, dice el guaje que “sois los mejores, apitos!” 🙂

  43. Manana. says :

    Cómo te comprendo.Mis recuerdos más felices de la infancia,son con mis abuelos.Esos seres que te hacen la vida más fácil.qué no les importa,a pesar a pesar de sus achaques,arrodillarse para jugar contigo,consentirte todo lo que tus padres,nunca harían.Y quererte como ninguno.Los nietos,son los más guapos,los más listos.Lo que ellos no saben,es que para nosotros,son el recuerdo de nuestra infancia,los cómplices de nuestra adolescencia y un espejo en el que mirarnos cuando somos adultos.Un amor incondicional.
    Gracias por hacerme volver por un instante,a mi infancia.Y acordarme de esas personas tan especiales en mi vida.

    Un beso muy fuerte y quédate con esas cosas,que ya nadie te podrá quitar:)

  44. Ángela says :

    Ay Nacho cuanto lo siento!!!, tu abuela debia de ser todo un personaje,por lo q habéis contado de ella tu y tu familia,me ha emocionado mucho cuando contabas q en su casa no faltaba nunca el Eko,lo mismo pasaba en casa de mi abuelita Teresa ,siempre lo tomaba para desayunar,aún me acuerdo de las maravillas q nos hacía para comer como si fuera ayer,sus flanes,su pollo en salsa,sus albóndigas de bacalao,su arroz con pimientos ( este último me sale como a ella:-D ) del cariño q tenia para cada uno de sus nietos , de sus dichos y refranes y de sus ojazos azules q nadie pudo heredar,también recuerdo q su mayor ilusión era poder regalarme el traje de novia pero se murió un año antes a los 87 años ,he tenido la suerte de conocer a todos mis abuelos Teresa y Pepe los maternos y Ángel y Pepeta los paternos,todos increibles y marvillosos unos nos dejaron antes y otros después y ninguno pudo conocer a mis hijos,pero no por ello dejarán de existir en mi memoria ni en la de sus seres más queridos.Perdona por el rollo pero es q me has tocado la fibra.Mucho Ánimo

  45. Ana says :

    Hola Nachin,
    Un post muy bonito. Siento mucho lo ocurrido, leyendo estas palabras, casi he podido vivir lo que nunca tuve. Mucho animo, un besito a los 3. Ana.

  46. Opiniones Incorrectas says :

    Lo siento muchísimo, se ve que ha sido una gran mujer, llena de vida y de carisma. Os queda un gran recuerdo.
    Descanse en paz.

  47. carmela says :

    Hola Nacho,yo se que el guaje no dice que somos los mejores apitos,pero estoy segura que tu y laura,le hablais de nosotros,nunca tendran esos recuerdos que tu tienes,porque estamos lejos,y no podemos veros todo lo que quisieramos,bueno hijo,estoy un poco melancolica,no me hagas mucho caso,cada vez que veo algo de los crios,se me alegra el alma,os quiero

  48. bizcochodechocolate says :

    Nacho que bonito todo lo que has escrito.Todo un homenaje a tu abuela, besos

  49. desmadreando says :

    Un abrazo a tu alma…
    No ha sido fácil leerte. Has removido demasiadas arenas movedizas de recuerdos, de dolores, de nostalgias…de “hasta luegos”.
    Suerte la tuya haberlos disfrutado tanto a cada uno de tus abuelos.
    Donde quiera que estén mis respetos pues se ven que lo hicieron bien.

  50. Mi Álter Ego says :

    Tenía una sonrisa preciosa y arrugas de estas de haberse reído mucho en la vida… Seguro que, si puede leerte desde alguna parte, estará muy orgullosa de su nietín y sentirá todo el cariño que le tenías, igual a como lo hemos sentido nosotros. Un beso.

  51. bdiazrei says :

    Hola! He dado con vuestro blog hoy por primera vez, y al leer esta entrada se ha convertido en uno de mis favoritos… me recuerda tantísimo a mi propia abuela! Ella murió hace ya 5 años, pero le hubiera encantado conocer a su nieta Eva, darle un biberón ya ni te cuento… Celebró hasta su último cumple, 15 días antes de morir, con todas sus amistades, y viajó a Madrid, Salamanca u Oviedo siempre que tuvo ocasión. Creo que hubiera hecho buenas migas con vuestra abuela 🙂
    No os doy más la lata. Encantada de leeros, volveré por aquí!

    • paparracho says :

      Muchas gracias por tus palabras, bdiazrei. Es un placer recibirte por aquí y haber conseguido traerte a la cabeza a tu abuela… ay, esas abuelas, qué grandes y cómo las echamos de menos!

      Nos pillas de vacaciones y con el blog medio abandonado, pero en breve estaremos por aquí otra vez. Besos!

Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: