¿Qué les pasa a los del cromosoma Y con las tiendas?

Aclaro que soy una mujer atípica para esto de las compras. Me gusta la ropa pero odio ir a comprarla. Así que mi gasto anual en el tema fashion es menor que el de las monjitas de las Descalzas Reales. Mi estrategia de compra es el siguiente: entro a una tienda, tipo Tara, Berza, Tull&Beer (homenaje a ladelgremlin y sus cambios de nombres), me pego un paseo por delante de todos los percheros y si a simple vista no he visto nada que me haya llamado la atención, con las mismas me salgo. Los seguratas me miran raro…

paparracho: te ha faltado decir que no sueles ver nada, pero no porque no haya, sino porque no tienes nada de sentido de la moda ni intuición de lo que te puede quedar bien… por eso sin mí eres incapaz de ir de compras. [Nota mental: sacar un post de esto]

Si veo algo, lo normal es que me resulte caro, no por lo que suponga la pasta en sí sino por la calidad de la prenda; me explico: me gusta una camiseta, miro el precio, 12 euros. ¿12 euros por una camisetucha de algodón del malo, que en la tienda no lo ves, pero que en el primer planchado te das cuenta de que está revirada pa’un lao? (tooodas las camisetas de estas tiendas están reviradas; a ver si es una moda y yo no me he enterado). Total, que pienso: buah, esta en rebajas me la saco por 5 pavos. ¡Ja! Alma cándida… con esa mierda de estrategia de compra a dónde voy, ¿todavía me creo que en rebajas voy a hacerlo mejor? Si no funciona lo de a simple vista con los percheros, ¿cómo va a funcionar cuando tienes ante ti montañas de ropa junto con bolas gigantes de pelusa? Un desastre…

Lo más parecido a mí yendo de compras, solo que ellas llevan muchas más bolsas…

Mi fondo de armario… ¡un desastre total! Si a esto añadimos que mi cuerpecillo serrano, afortunadamente, no ha cambiado mucho en los últimos 15 años… pues eso, que todavía me pongo ropa del siglo XV (paparracho está “contentísimo” con mis camisones con ventanuco).

paparracho: no le hagáis caso, que ella es muy de pijama. Y de “erótica” franela, a poder ser (¡¡¡la he llegado a ver así en JULIO!!!)… madre mía, qué trabajo que me da esta chica!!!

Toda esta explicación es para decir que paparracho debería ponerme en un altar: cuando hablamos de ir de compras sabe que va a ser un visto y no visto, con gasto mínimo; que hay cola en el probador, las palabras “paso de esperar” salen de mi boca, no de la suya. Pues oye, que no, que no le vale, que igualmente protesta el tío.

paparracho: coño, es que hacerme dar el paseo pa ná… ir contigo de compras es entrar en 20 sitios y volver para casa con un body para el guaje, no me jodas.

Y entonces, llegó el guaje y la baja de maternidad. Y yo me iba alguna mañanita (que hay poca gente en las tiendas) con mi bebé a mirar cosas para mí, para el nene, para la casa, aaay, qué tiempos aquellos… vale, la movilidad con el carro era un poco coñazo, y la teta cada dos por tres te ralentizaba bastante, pero esa sensación de hippie-capitalista mientras el leoncete se pegaba sus siestorras me gustaba, para qué negarlo. Hasta que, a partir del medio año, al guaje le salió la vena esta antishopping y ya no hubo nada que hacer. Era entrar a una tienda y venga a dar la murga, y no de Cai ni Badahó, precisamente. Y hasta que no salíamos de ella, venga a tocar los cojones las narices.

Entre el medio año y el año y medio, más o menos, podía engatusarlo de alguna manera sibilina: meneíllos del carrito dormideros, galletas entretenedoras, juguetes sonoros molestos para el resto… cositas que a esta menda le daban la vida. Pero en la actualidad, con casi dos años, sigue habiendo meneíllos pero ahora se los da él mismo en plan niño del exorcista, las galletas van dejando manchurrones en la ropa que queda a la altura del bichejo (¿me habrán visto? ¿me reconocerán?), y el juguete sonoro es el propio niño, que parece hijo del pregonero: ¡ay va, qué chorrazo (de voz)!

Entonces, me paro a pensar (a veces lo hago, si no me quedo dormida, a veces lo hago, de verdad) y me digo: ¿será casualidad que a la mayoría de los del cromosoma Y que conozco, esto de las tiendas no les mole ni un pimiento? ¿será casualidad que estos del cromosoma Y aborrezcan las tiendas de los chinos hasta el punto de querer romperlo todo? Sí, hablo también de paparracho, no solo del guaje.

Lo que no encuentres aquí, no existe… ¡si es que son hasta genios del marketing!

paparracho: por dios… no rompería nada, pero no pagaría ni 10 euros por el contenido entero de una tienda. Tanta cantidad de cacharros inútiles dispuestos en estanterías, paredes, suelo… si no se puede ni mover uno allí. Lo raro es esa atracción que tienes tú. Cada vez que cruzas el umbral de un chino se produce un vacío espacio-temporal!!!!

¿Y lo de las fruterías? ¿por qué toleran tan bien las fruterías? No solo las toleran, es que les vuelven locos: abren una más en el barrio y la inauguración es la superfiesta de la semana… mi no entender.

paparracho: genética paterna… esa armonía, ese aroma a fruta fresca, esa gama de colores… porque no hay tías en pelotas dentro, que si no sería el paraíso 😛 [Nota mental: idea para un negocio]

Así que mi Week Fashion particular se transforma en mi cumple, en navidad, en el aniversario, a todo el mundo le pido ropa: trabajo y sofocos que me ahorro pero, dependo del gusto de otros… OMG!

paparracho: y un huevo dependes del gusto de otros. Con cada regalo tuyo comienza mi tortura: lo cambiarás todo y tendré que ir siempre contigo y te recomendaré modelos que serían ideales para trabajar en una buena tienda de frutas y no los querrás… pero bueno, esto es una larga historia.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

51 responses to “¿Qué les pasa a los del cromosoma Y con las tiendas?”

  1. Bienvenidosalilliput says :

    mamanatas…me das susto…voy descubriendo que tenemos muchas cosas en común :-D…

    • mamanatas says :

      Que no te dé susto, mujer! Si por lo que veo somos más de las que parecemos en esto de la ropa 😉 (lo del consuelo colectivo siempre me ha gustado, jejeje)

  2. Mamá Baby Blue says :

    Vaya, me siento completamente identificada, La última vez que me compré algo fue en noviembre y por pura necesidad. Detesto ir a comprar ropa, cosa que antes me encantaba.
    Me has dado una idea sobre los cambios en mis gustos y aficiones desde que soy madre.

    • mamanatas says :

      ummm, y eso de la idea? la conoceremos pronto o te la guardas? un post quizás? Queremos “desabé”!! 🙂

      • Mamá Baby Blue says :

        Me habéis dado la idea de escribir sobre los cambios de costumbres y hábitos a raíz de la maternidad. A ver si tengo un ratillo para escribir. Ahora estoy atareada con la apertura del negocio. Y, si antes no tenía casi tiempo para escribir, lo de ahora es horroroso.

  3. Rebe says :

    Ayyy, unas tanto y otras tan poco. Lo que daría por un poco de tu mesura!

    • mamanatas says :

      Bueno, es que lo tuyo es muy fuerte!! Y no solo para ti, siempre con alguna cosita para los sobris…
      Los de las tiendas ya te conocen fijo! 😉

  4. manana says :

    jajaja,lo de ir de tiendas te viene de pequeña,si yo hablara y contara tus experiencias con los vendedores de zapatos,por ejemplo:)
    Pero sí estoy de acuerdo contigo,lo de los niños es punto y aparte.Parece que les tiran del pelo antes de entrar en una tienda,y dan la tabarra todo el rato
    Ah,yo tampoco me acuerdo de cuando me compré algo para mi,sin salir con algo para las nenas.Será cosas de las mamás:)

    • mamanatas says :

      Señorita manana, que se le va la pinza y se renombra como yo, jajajaajaj
      Anda que no me recordáis a aquel pobre vendedor, jiji. Ahora, sin embargo, lo de los zapatos lo llevo muy bien pero lo de la ropa… buff, perezón!
      Y lo tuyo con las nenas es obsesión, si tienen si tienen si tienen de tó… (esto cantándolo tiene más gracia)

  5. ladymajan says :

    Cómo te entiendo…yo soy de pasar por todas tiendas rápido y si no ficho nada…a casa, los probadores dan pereza y sacan todos los desperfectos con esas luces diabólicas…eso sí, últimamente siempre vuelvo con algo para el nano…¡qué triste!

    • mamanatas says :

      Sí, lo de las luces no lo entenderé jamás!! Hablo de mi estrategia de compra pero qué mierda de estrategia de venta es la suya… deberían poner luces que nos favorecieran, o al menos, que NO nos desfavorecieran porque así le quitan las ganas de comprar a cualquiera!
      Nosotras somos felices en el Tiger (sin niños, que nos la lían) 😉

  6. Y entonces llegó el caos says :

    A mi ir de compras… psh, ni fu ni fa… Lo que no hago nunca, a menos que sea imprescindible, es probarme alli la ropa, y mucho menos acompañada de un canijo que abre las cortinillas en el momento más inoportuno…

    • mamanatas says :

      Ah, no, pues yo normalmente me lo pruebo todo. Era lo que me faltaba, tener que volver porque no me siente bien, no no no… Una vez que me decido a ir de compras voy con todas las consecuencias.
      Alguna vez lo he dejado fuera de la cortinilla y cuando se empezaba a impacientar, hala, a cantarle por la rendijilla… los de la cola se reían por lo bajini, claro! Menudo show!

  7. migremlinnomecome says :

    1. Brutal lo de Berza, esa me la quedo para usarla en el día a día (y en el blog cuando sea necesario).

    2. revirado, da.
    (Del part. de revirar).
    1. adj. Dicho de las fibras de los árboles: Que están retorcidas y describen espirales alrededor del eje o corazón del tronco.
    2. adj. coloq. Arg., Cuba y Ur. De carácter difícil o imprevisible. U. t. c. s.
    3. adj. coloq. Arg. y Ur. loco (‖ que ha perdido la razón). U. t. c. s.

    Me lo expliquen, por favor… mi no comprender.

    3. Me imaginaba a mamanatas volviendo con un mísero body para el guaje, y me descojonaba, jajaja, ¡buenísimo!

    • mamanatas says :

      Pues yo esto de revirado no sé de dónde viene pero lo utilizo mucho. No sé si se utiliza en Asturias, si es cosecha de mi familia o de la mía propia pero lo uso en dos contextos:
      – con las cosas (como las camisetas): podría tomar el significado de la primera acepción en plan metafórico, por lo de retorcido
      – con las personas (sobre todo con el guaje): una mezcla de la segunda y tercera acepción; vamos, cuando los niños tienen el día “cojonudo” y no se soportan ni ellos…

      Últimamente, ya ni bodies para el guaje, soy lo peor!

  8. Drew says :

    Me alegra saber que no soy la única: Lo del vistazo + paso de pagar tanto por esto es también mi técnica de compras. En mi caso, espero a estar desesperada, que es la única forma de reunir paciencia como aguantar en la tienda… En fin, que si, que los hombres son como son… y yo sospecho que las que no somos fans de las compras atraemos precisamente a los que si le gustan…

    • mamanatas says :

      Buff, lo de desesperada lo dejo para cuando tengo que comprar algo para una boda… eso es una tortura con mayúsculas!! Lo odiooooo!!

      A paparracho no le gusta ir de compras pero reconozco que es infinitamente mucho más resuelto que yo 🙂

  9. Accidentalmente says :

    Jo, otra que no compra, pero mari, que así no se levanta el país!!! Jejejeje, di que a mí me pasa igual, con una criatura es imposible irte de tiendas, así que a lo máximo que llego es a comprar por internet, y ya es un milagro!

    • mamanatas says :

      Ains, es que lo de internet… reconozco que sigo siendo un poco paletilla con eso porque si no me lo pruebo no me quedo a gusto… pero tendré que ir abriendo miras: todo sea por levantar Es-pa-ña!!

  10. Cruz says :

    Yo ya me he hecho asidua al Vente privee. La clave es comprar marcas que yah te tienes trilladas y confías en que te sientan bien y que las tallas corresponden. Comprar ropa con niños es imposible…besitos

    • mamanatas says :

      Pero es que tú tienes mucha clase, Cruz, tan estupenda siempre! 😉
      Yo soy más de campo que las amapolas…

      A ver si te voy a hacer caso y me convierto en una fashion victim y entonces mato a paparracho del disgusto, con ese puntito ratilla que tiene (ahora me va a matar por esto pero todo sea por darle vidilla al blog, jajajaaj)

  11. vaninasblog says :

    Qué suerte tenéis todas que no os guste ir de compras, eso que se ahorra la economía familiar…yo con tenedor no me apetece ni comprar patatas..Pero yo sola, relajada, y con un día de inspiración me lo paso fenomenal…me encantaba ir con mi madre,….reconozco no obstante que bajo presión no funciono, eso de tener que ir y encontrar lo que busco..Pues nunca lo encuentro, y como Cruz, internet ha ayudado a que siga consumiendo cuando ir de tiendas se hace imposible e indeseable…

    • mamanatas says :

      Otra con clase!! Es que ponéis el nivel muy alto y así no puede ir una como un adefesio tan tranquila.
      paparracho, si empiezo a gastar échale la bronca a ellas que me están incitando a la compra por internet ;P

  12. peinetapintxosymimonillo says :

    Pues yo no, yo era adicta al shopping, y en la baja de maternidad fue un exito el monillo se pasaba horasssssssssss durmiendo, pero he de confesar que desde que nació el niño me ha dado por la compra on-line.Primero porque cuando voy no puedo comprar nada sin probar, el flotador post-parto después de dos años no me ha abandonado y luego el Monillo ya no hay galleta ni sonajero, es preferible correr por toda la tienda, por no decir que compra más para él que para mi.

    Chicos génial como siempre, saludos de la nueva bloggera

    • mamanatas says :

      Hombreee, otra pa’l reader! 😉
      A veces voy con retraso pero te leeré seguro. Además me hace ilu empezar uno de cero, jejee

      Mucha suerte!!! (y gracias por tus comentarios que siempre nos animan)

  13. María Paradela (@mariapagar) says :

    Pues al final no vamos a ser tan raras… a mí me encanta la ropa también pero odio ir de tiendas, todo me parece caro… vamos un caso “calcaíto” al tuyo… Con la diferencia de que mi Santo le encanta ir, para él, para mí, para el pitufo… el mundo al revés, en definitiva…

    • mamanatas says :

      Oye, pues qué suerte la tuya!! paparracho me ayuda pero de ahí a encantarle… va a ser que no, así que aprovéchate 😉

  14. Mónica says :

    No soporto ir de compras. Yo cuando voy sola de compras hago como tú: paso a toda velocidad y si a 1ª vista no encuentro algo que me gusta salgo corriendo. Y si hay mucha cola para probar o para pagar paso de todo. Para ir de compras (y esto que quede entre nosotras) necesito a mi marido. Cuando voy con él siempre me llevo algo: el elige (no mira el precio, que a mi todo me parece caro) y yo me pruebo. Un chollo.

    • mamanatas says :

      El mío es un poco más miradete con la pasta, no vuelvo a mencionar lo de ratilla no vaya a ser que ya no venga más conmigo; con lo que me ayuda, tampoco me quejo 🙂

  15. Noemi says :

    Hola! Yo como Cruz, me he hecho adicta a las tiendas por internet. Nunca compro para los niños pero para mi, me he construido el fondo de armario así este invierno.
    Me encanta comprar ropa y soy una manirrota pero he de reconocer que cada día me gusta menos ir a la tienda, las montañas de ropa, las dependientas-cuelgaperchas-temiromalsipreguntas, los probadores infernales… Cada vez voy menos y con menos éxito.
    La única que realmente me motivaba comprando era mi madre, voy a tener que engañarla para que vuelva a venir conmigo. Que ElChiquitoEste tiene mucha paciencia pero lo del Cromosoma Y es una verdad como un templo!

    • mamanatas says :

      Si es que sois todas unas modernas… ya me veía yo el bicho raro en eso del washi con tanta periodista, tanta diseñadora… con esas profesiones guays estáis a la última.
      Mucho tengo yo que aprender de todas vosotras… ummm, ya veo el próximo taller: “Madres Dignamente Vestidas Ya. Compra por internet. Nivel básico”. ;P

  16. Madre de un bebote says :

    Qué bueno…..me parto contigo chica, yo también utilizo lo de revirado….y se perfectamente lo que dices de las camisetas, las vas a doblar y las costuras de ambos lados, quedan, pues eso, reviradas, una de ellas con los lavados se va revirando hacia el centro……
    y yo en todos los años que llevo con mi chico jamás ha venido de compras conmigo, pero ni a mirar…..salvo que sea a una tienda de gadgets, entontonces tira que te va…..

    • mamanatas says :

      Ahí ahí, una que sabe impecablemente lo qué es “revirado”, jaajaja
      Y, oye, si no te acompaña pero se queda con el bebote eso que ganas, no? 😉

  17. Ángela says :

    Jajajaja,pero que buenos que sois,lo que me he reido y me he identificado cuando mis nanos eran pequeños y tenía que ir de tiendas,sobre todo con la niña,aquella no aguantaba sentadita en el carro ni cuando tenía 9 meses que no se como lo hacía pero tenía una gracia para salirse la jodia,y ahora que ya son más mayorcitos no tengo dinero para gastarme,en fin q el mundo está muy mal repartido:-P

    • mamanatas says :

      Ay, madre, lo tuyo tiene más mérito porque al menos el guaje con 9 meses todavía era más o menos “manso”, jijiiji

      Lo de “pero qué buenos que sois” nos llena de orgullo y satisfacción, ¡y no es coña! 😀

  18. Yolandica says :

    Jajja, lo que me he reído con esta entrada.
    Mamanatas, yo también digo revirado, de hecho, llevo una de Tara ahora mismo que en el primer lavado reviró…
    Pero no entiendo que no te guste ir de compras…yo me dejo llevar, me embriago y me pierdo. Los chinos no me van, todo sea dicho, pero los suecos me enloquecen…
    Por casi muero de la risa con las inauguraciones fruteras 😄

    G E N I A L chicos, me he reído un montón!!!!

    • mamanatas says :

      Gracias! 🙂

      Yo creo que ya me he acostumbrado tanto al reviramiento de mis camisetas que cuando me compre una que no lo esté pensaré que está mal hecha :O

      Tampoco es que tenga tanta afición a los chinos, pero para chuminadas, sobre todo para el guaje (estuches, pinturas, libretas), vienen bien.
      Y sí, a mí también me gustan los suecos pero son tan horribles los fines de semana allí que pronto se me pasó la euforia (y no aguantar el enfurruñamiento de paparracho también ayudó, claro)

  19. Noe says :

    Bueno, bueno, bueno… Mucha antitienda veo yo por aquí, no sé yo si será verdad…

    En fin, yo también soy de las que no va de compras más que dos veces al año: en enero y en junio/julio. Compro los pantalones más cutres que no ha querido nadie a 10 euros y camisetas a 2€. Suelo ir varias veces durante las rebajas y como me dan pereza las montañas de ropa, pues ya compro cuando las estanterías están vacías.

    El resto del año ni siquiera me arrimo a las estanterías y percheros. Me pongo en el centro de la tienda, miro a mi alrededor y normalmente ninguna prenda me dice: “cógeme”, así que me voy.

    Eso sí, para la niña me encaaaaaaaaaaaanta ir de compras. Toda la ropita me dice que la compre y aunque es verdad que es carilla para lo que se usa siempre pienso: ay, es que estará tan mona… 🙂 La verdad es que normalmente en las tiendas de nuestro amigo Amancio la ropa que encuentro la tengo en el armario porque ya me la ha comprado Rebe, pero bueno…

    En fin, que menudo tocho. que me ha encantado, que me siento súper identificada y que los hombres son un coñazo. A tu cuñado más de una vez le he dicho que no se queje, que tenía que haber dado con una loca de las tiendas para saber lo que es bueno.

    • mamanatas says :

      Eso es lo que le digo yo a paparracho pero como eso no le vale creo que empezaré a amenazarle con lo de comprar por internet y que sepa lo que es bueno, jijiji
      Verdad que somos demasiadas antishopping? las tiendas deberían estar vacías y no es así… algo está pasando ¿?

  20. La niña sin nombre says :

    Aquí tienes a una que le encantaba ir de compras y gastarse los dineros… Ahora con la NSN es otro cantar… He tenido que dejar mi afición: 1. por el tiempo… y 2. por el dinero… Así que ahora también soy de las que entra en la tienda da una vuelta y como no me llame la atención o me grite lo que está en primera fila, a casa con las manos vacías. Que me he hecho de la hermandad del puño y me cuesta sacar el monedero y abrirlo, ya ni te digo jaja.
    El caso que si necesita una personal shopper yo me ofrezco, que como pagas tú pues es más divertido.
    Y lo de las camisetas del Inditex éste que están todas “voleás” (como se dice en la jerga malagueña) no lo entiendo… Vaya tela! Que te la pones dos veces y parece un trapo de la cocina… Ays! Qué vida más perra!!
    En fin, muy divertido el relato jaja.
    Besos,

    • mamanatas says :

      Después de esa demostración con el washi, estoy segura de que tú te apañas la ropa con toda seguridad!!!

      Me ha gustado a mí eso de las camisetas “voleás”. Lo incorporaré al vocabulario 😉

  21. Yaneth says :

    Pues la verdad es que yo soy muy al estilo mamanatas. Después de que nació el peque las pocas veces que he salido a comprarme ropa vuelvo a casa con cosas para él. En cambio tengo un marido al que le encanta ir de compras y que me mete en el probador mientras él, muy concentrado, me lleva un montón de ropa para que me la vaya probando. Esos días son muy agotadores…El peque parece haber sacado sus genes, no sale de casa sin mirarse de arriba abajo y encontrarse “apo” uuuuffff
    Besos para ambos 😉

    • mamanatas says :

      Jo, eso de que te vaya dando ropa mientras tú estás en el probador no tiene precio!! Eres la envidia de cualquiera de nosotras 🙂
      Lo de los peques es muy fuerte: el guaje se mira en el espejo mientras llora… ahí queda eso!!

  22. vegamidulcedechocolate says :

    Pues yo antes de que naciera Vega era un auténtico peligro andante en un centro comercial…..esto pa´la saca, y esto, y esto…anda mira, esto también, oh qué bonito esto…mi chico temblaba cuando le decía que me iba de compras….la visa echaba humo!
    Pero ahora, me he vuelto de las que miro y pienso qué pereza…..además el primark ha hecho mucho daño en mí, porque entro en berza y veo un pantalón, miro el precio 39,95 y pienso, pero si en primark los hay por 10 pavos….fuera!

    Eso, unido, a que mi talla ha aumentado después del parto, me da más pereza todavía comprar pantalones grandes….soy de las que se resiste a pensar que soy una puta gorda 😛

    Mi chico no me acompaña a comprar, se escaquea casi siempre….y a Vega tampoco le mola ir de compras, me la lía siempre!

    Muuak

    • mamanatas says :

      Buff, lo de Primark tiene tela, eh? La cantidad de gente que puede caber allí no es normal… eso sí, el sistema de las cajas lo tienen bien aprovechado porque las colas que tienen asustan pero luego va rapidísimo. Así me pasa que según llegamos, paparracho dice: “me pongo en la cola, tú ve mirando”, y claro, no me da tiempo a nada si no quiero aguantar morritos.
      De todas formas, no suelo ver nada que me interese aquí así que entro, cojo bodies, pijamas y calcetines para el guaje y a pagar!

  23. Miss y Míster Golosina says :

    Uff, con lo que yo era… y ahora me da una pereza que pa’qué. Pero por lo que veo es común a la mayoría, aunque yo creo q me llegó antes de ser madre, debe ir con la madurez ;-).

    Y respecto al cromosoma Y, por el que puedo hablar diré q eso le pasa cuando es para mí, porque para él puede tirarse horas el tío, grrrr. De hecho lo de ir a mirar algo para mí y volver sin nada pero él con un par de bolsas es bastante común. Bueno, antes más, que ahora ni uno ni otro casi.

    Como siempre, los que salen ganando son los peques.

    • mamanatas says :

      Vamos, a mí me pasa eso de que se venga con más bolsas para él y entro en depresión, jajaaj 😉

  24. porfinyomisma says :

    jajajjajaja me ha encantado!!
    Yo tb uso el término revirado!! ES un término usado cuando una prenda, generalmente camiseta o parte de arriba de pijama no hay huevos de doblarla y que coincidan las costuras!! Me pasa con muchaaaas prendas…pero sobre todo con los pijamas para niños del carrefufu
    Y sí..mis hijos también tiene a menudo el día revirado…

    Me he identificado plenamente contigo. Nunca me compro nada, miro por encima, todo me parece caro y lo que es peor que no sé si a ti te pasa pero en las pocas ocasiones en que me decido a soportar la cola para pagar me entra la indecisión durante la espera y acabo dejando la prenda!! Mi marido ODIA que haga eso…

    El tio es de un resolutivo que asusta. Su record fue un dia que fue a dejar la compra del super al coche en un centro comercial y a la vuelta se compró una cazadora de cuero ¡¡todo en 5 minutos!!

    • mamanatas says :

      Lo útil que es lo de “revirado”, eh? que tan pronto vale para una camiseta mala que para un niño tocahuev…
      La indecisión de la cola es mortal hasta para mí!! Alguna vez he hecho eso y después de camino a casa me he arrepentido… es la indecisión sobre la indecisión, muy fuerte lo nuestro! jajajaaj

  25. Zulema says :

    hola!! no estás sola en esto no, a mí esto de las tiendas también me da una pereza que pa qué, si encima vienen los enanos conmigo ya se convierte en una misión imposible, porque siempre estará uno de ellos nada más entrar con el mamá vámonos ya, y el otro tocando absolutamente tooooodo lo que esté a la vista xDDD más adelante será!

    • mamanatas says :

      Es que hay que tener moral para ir con dos!
      Y lo de “más adelante será”, no lo tengo claro… seguramente no querrán así que tenemos todas las de perder… 😐

      Bienvenida a nuestro blog bicéfalo 😉

Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: