Gestión de situaciones especiales con niños

Aviso: Esta entrada contiene imágenes que pueden herir tu sensibilidad paternal, ya de pór sí a flor de piel.
Cuando tienes un niño todo cambia, creo que eso lo tenemos claro. Los despertares, las noches, el ocio, las horas de comer… Es verdad que siempre compensa y que, con un poco de maña, puedes mantener muchas de las cosas que te hacían divertirte como un perro con tres colas, pero también es cierto que hay algunas cosas que se complican sobremanera.

En este post, vamos a intentar dar algunos consejos basados en la observación y en la experiencia. ¡Esperamos que sean de ayuda, amigos!

Situación 1:  Hacer la compra con niños.

Descripción: A todos nos ha pasado. Entras en el supermercado con tu niño en el carrito y con la idea de coger un par de cositas pequeñas.  Recorres los pasillos abarrotados buscando tu tesoro pero por el camino vas encontrándote aquellas cosas que los monstruos de la psicología del comprador han colocado estratégicamente en el camino:

– Coño, chocolate.

– Anda, fíjate el tiempo que no hacemos una fondue

– Mira, segunda unidad de vino al 70%

– Ofertón de chuletón de buey! 9,50 el kilo. Esto cae!

Al principio vas llevando las cosas en la mano sosteniéndolas con dos dedos, luego tiras de barbilla u oreja/hombro como Capdevila en la celebración del mundial, pero llega un momento que comienzas a utilizar las cestas del carrito.

Consejo: Alma de cántaro, los supermercados nos dominan. Tú sabes que siempre compras más de lo que tenías pensado, así que o te impones una disciplina espartana o, de una forma más práctica, cógete una cestita a la entrada. Llevar una cesta y un carrito es difícil, pero no imposible.

Nunca llegues a: llenar la bandeja del carrito del nene, porque una vez que llegas a esa situación y la compra compulsiva te posee, puedes llegar a situaciones que nadie desea, como la de la foto.

Ahí debajo hay un niño... obsérvense las pierninas!

Situación 2: Los cumpleaños del niño

Descripción: Los cumpleaños son fechas mágicas. Incluso para nosotros, que ya va haciéndonos menos gracia el tema de sumar años (no comentemos si el cambio es de década), son momentos geniales para estar con amigos y familia.

Consejo: Estamos hablando de tu hijo y el cumpleaños es su momento más importante. Incluso más que la mañana del 6 de enero, si nos apuras. Recuerda que tú, a estas alturas, eres su superhéroe favorito (ya llegará el momento de que te odie, aunque pasará pronto también). Tu obligación es estar ahí al 100% y hacer cualquier tipo de payasada que sea necesaria para hacer el día inolvidable para él.

Nunca llegues a: Puede ser que estés a punto de conseguir un iPad2 si rellenas una encuesta de internet (jiijiji, conozco a una que se lo creyó una vez), puede que tengas el whatsapp que echa humo con viejos amigos intentando quedar contigo este fin de semana (dos años después de la anterior ocasión) o puede ser que te falten 2 minutos para llegar a pasar la pantalla esa que se te atraganta en tu juego favorito. Sea lo que sea, déjalo ahora y no dejes que el momento de apagar las velas se convierta en esto.

El padre aplaude, sí. Ole tus cojones, campeón!

Situación 3: viajar con tus hijos

Descripción: Una escapada con niños parece una entelequia, sobre todo los primeros años (aún nos lo parece a nosotros, con lo viajeros que fuimos), pero si la escapada es corta y el niño está acostumbrado al porteo, hay opciones que permiten que no te vuelvas tan loco como pensabas.

Consejo: Hazte con una buena mochila. No mires tanto la marca de moda como que sea ergonómica, no solo porque es lo mejor para esas tiernas y comestibles piernecitas sino porque en otro caso, no aguantará más de 10 minutos con todo su peso cargado en la entrepierna. Con un niño acostumbrado a la mochila podrás ir cómodamente en transporte público, pasear por la ciudad, subir escaleras en castillos o visitar ruinas romanas si te place.

Nunca llegues a: No olvides que llevas un niño en la mochila. Son cómodas y si el niño es un santo y tú estás fuerte, puedes llegar a olvidarte de que lo llevas contigo. Si crees que puede pasar esto, llévalo siempre al pecho!!!! Así evitarás que te pueda llegar a pasar esto:

El whatsapp atacándote de nuevo, y tú creyendo que lo que llevas en la mochila son los bocatas

Situación 4: La seguridad de nuestros retoños

Descripción: Cierto es que a todos nos han dicho alguna vez eso de: “no cojas caramelos a la puerta del colegio, no montes en el coche con alguien que no conoces, ten cuidado no te echen un porro en la cocacola…”. ¡La seguridad es importante! Esto es sabiduría ancestral que trasciende fronteras.

Consejo: Está claro que nuestra generación dispone de mucha información y que no debemos volvernos paranoicos con el tema seguridad, así que simplemente siguiendo la regla de no hablar con desconocidos ya tendría que valernos para ciertas situaciones. Si eres muy paranoico, siempre puedes apuntar al niño a algún tipo de arte marcial o incluso a boxeo. Si eres “demasiado” paranoico, no lo hagas porque tendrás miedo que algún día esto se vuelva contra ti (cada vez que vemos los casos de supernanny nos acojonamos; los de “hermano mayor” directamente no los vemos!)

Nunca llegues a: Regalarle a la guaja armas rositas para que sea miembra de honor en la Asociación del Rifle, por más que seas firme defensor de que “no matan las armas, matan las personas”. No es plan de que la siguiente propuesta en la guarde sea poner a las puertas un arco-detector.

Míralo qué tierno el padre abrazando a sus infantes... ¿le habrá puesto el freno al carrito de la pequeñina? (seguridad ante todo)

Situación 5: El zoo.

Descripción: Lugares entrañables a los que no vas desde que tenías 10 años, más o menos. Visto con ojos de adulto, a poco que tengas cierto amor por los animales, tendrás tu dilema moral sobre la conveniencia de tener en un recinto como este animales salvajes, pero hay buenas opciones en semilibertad como Cabárceno (Cantabria).

Consejo: Si ir a Santander te va mal, olvídate de tus dilemas morales y llévate al crío al zoo, hombre. Recuerda lo bien que te lo pasabas allí de pequeño y cómo tu peque alucina viendo bichos de todo tipo en la tele o en los cuentos.

Nunca llegues a: entusiasmarte demasiado con este asunto. Los animales están allí para verlos y disfrutar del momento. Ya sabemos que a veces hay exhibiciones de aves rapaces o serpientes a las que te dejan acariciar y hacer carantoñas. A algunos niños les entusiasma esto, pero es importante saber dónde está el límite. Estos padres no lo sabían.

La leona estará drogada o no tendrá dientes, pero DA IGUAL! Ojo a la cara de acojone de la pobre criatura. Del momento "dónde están las piernas" mejor ni hablamos.

Situación 6:  Fotografías “divertidas”

Descripción: Otra costumbre transgeneracional es hacer fotos divertidas con los niños. Disfrazarlos de personitas mayores, jugueteando con las mascotas del hogar, saltando encima de la cama…

Consejo: Céntrate siempre en que el objetivo no es sólo que la fotografía sea divertida sino que la situación sea memorable para el niño también. Oiga usted, que es el protagonista del evento, no el monín de feria.

Nunca llegues a: Ir demasiado lejos con las fotos con personajes poco familiares. Incluso algunos niños muy valientes y capaces de destrozar mobiliario urbano a base de infantiles pataditas, han llegado a sollozar en cuanto se les pone en el regazo de Papá Noel o de algún Rey Mago (cierto es que algunos disfraces dan ganas de llorar…). Pues si se ponen así con alguien que les trae regalos cada navidad, imaginad el trauma que pueden conseguir con otros protagonistas!

Dos traumas cinématográficos de por vida. El de la derecha, que se olvide del Señor de los Anillos. Peor el bebé de la izquierda: la visión de la madre de Norman Bates podría ser devastadora.

Situación 7: Despedidas de soltero/a

Descripción: Pues lo que viene siendo esto. Días en los que te juntas con amigos de tu gran amigo (gente a la que muchas veces ni siquiera conoces) y en los que acabas haciendo cosas que jamás te plantearías llegar a hacer. En la mayoría de las ocasiones, lo que te parecía divertidísimo esa noche a las 4 de la mañana, a la mañana siguiente te produce una sensación de arrepentimiento y vergüenza ajena que te invita a olvidar lo sucedido lo antes posible.

Consejo: Obviamente, evita llevar niños a estos eventos. Nunca habrá nada bueno ni divertido para ellos y no querrás testigos que te recuerden lo que allí ha sucedido.

Nunca llegues a: Si te ves obligado a llevar a tu tierno retoño a una despedida porque te lo han puesto a huevo haciéndola en casa, llevando a la madre de la novia e incluso a la abuela (hemos visto casos), es importante que te asegures de acostar al niño antes de que empiecen las palabras mayores. En este caso, no lo hicieron, y por la mirada de la niña estamos convencidos de que esa imagen tardará en borrarse de su mente absorbente.

NOOOOOO!!!!!!!
Y hasta aquí, tras esta perturbadora imagen, las situaciones y los humildes consejos parrachomanatiles. Prometemos una segunda entrega un poquito más adelante, que algunos están con la primera evaluación en el insti y cuesta mucho sacar tiempo.
Anuncios

Etiquetas: , ,

35 responses to “Gestión de situaciones especiales con niños”

  1. Noe says :

    ¡¡¡¡NOOO!!!! Pero pobres criaturitas!! De dónde sacáis estas fotos?

    Para la próxima entrega propongo instrucciones para mantener la vida sexual teniendo hijos y… ejem, que sea pronto que tengo una amiga que… ;P

  2. Accidentalmente says :

    Dos cosas: la prime es que no hace falta recordarme mi insustancialidad mental, ya sé que soy medio p’allá por creerme un email trampa, pero vamos…
    La segun: no he parado de reirme, buenísimo el post!!!!!!!!!!

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Entonces tú te aplicas lo de que tú puedes llamarte a ti misma monguer pero los demás no, verdad? que no es que te lo estemos llamando, ojo! Te mencionamos siempe desde el cariño y el respeto de una persona ingenua que nos enseña lo que NO hay que hacer, jajajaja
      Bueno, menos tema blog y barrios peligrosos de Madrid que entonces sí te preguntamos ;P

      Nos alegra que te haya hecho reír aunque sea un poquito!!!

      Muchos besos!

  3. {loulou ♥ cía} says :

    jajaja pero esos padres existen de verdad?y luego el loulou se me quiere divorciar…si yo soy una santa!!
    besos pareja y suerte con los examenes

    • mamanatas says :

      Pa que veas! Si es que estos churumbeles de hoy en día se quejan por cualquier cosa. Y me refiero al loulou… los de arriba directamente deberían independizarse de sus padres porque vaya tela!

      Y por cierto, totalmente identificada con tu post!!

      Bs y gracias por la suerte, lo necesito toa toa toa ;P

  4. Rebe says :

    Mira que yo no tengo ningún instinto maternal (aunque sí “tiíl”), pero después de leer estos sabios consejos… me olvido de traer un retoño a este mundo por miedo a aparecer en futuras fotos de vuestros futuros posts.
    Está muy divertido esto de reirse de los “despistes” ajenos :-p

  5. Paparracho y Mamanatas says :

    Rebe, qué te has tomao con la comida!? con lo de “tiíl” qué narices quieres decir?? “tía” o que sí tienes instinto??

    Si es por lo de tía ya sabes que dos sobris ya los tienes ;P

    Oye, lo de salir en uno de nuestros posts, da igual con retoños que sin retoños… acojona, eh?? jajajajaj

    • Rebe says :

      Pero mira que eres capaz de entender al guaje que habla en suajili o algo parecido y no me entiendes a mí… Era “tiíl” de tía, claro cristalino xD

      • paparracho says :

        Estaba completamente clarinete, Rebe. Es la mamanatas, que no se entera de una!!! A ver si acaba esos exámenes de una vez…

  6. estoesparauna says :

    Madredelamorhermoso!!! ay que se me ha partío el alma con algunas fotos ://.. en estos momentos me siento la Candy Candy de las madres, pero si soy una santa, como la mamá del loulou!!!! como Jomío vuelva a quejarse en forma de manotazos y/o morritos me lo llevo al zoo a pasear al león :o)
    Por lo demás, paparrachoymamanatas la entrada está GENIAL!! jeje

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Ay, amiga nuestra! Este post levanta nuestra moral… si es que somos unos grandes padres, visto lo visto. 😀

      Jomío que se ande con cuidado, que creo que los leones del zoo de Barna andan con hambre… 🙂 tú cuando se te rebele, enseñale una foto de estas y verás!

      Esperamos ansiosos ese post siciliano y que nos cuentes la historia que os une allí!

  7. bianca y cloe says :

    sois maravillosos:)))))))))))))))))))))))))))))encantada de conoceros

  8. blogdemadre says :

    Bien por la Brigada de Censura para Padres… tanto decir que NO a los niños y a veces somos peor que ellos….!! Bien por mamaparratas… hmmm… papaporrero…hmmm… porompompero (joer qué nombre más dificil habéis escogido, amigos) Pero se os quiere…ains… Besos gordos!

  9. Manana. says :

    Madre mía,espero no parecerme en nada a estos “padres”,

    pero no digo na que luego todo se sabe.

    Muy bueno:)

  10. Sarai says :

    jajajajajajajajajajajajajajaja…. lo que me estoy riendo! Yo al del cumpleaños ya lo estoy odiando con todas mis fuerzas… y a la de la despedida de soltero/a… la quitaba la custodia… jajajajajaja

  11. Dimas says :

    ¡Qué bueno lo del padre aplaudiendo al niño! jejeje, muy bueno el post

  12. Carmen says :

    Después de una martes y 13 horrible ( y eso que no creía en estas cosas), me encanta poder irme a la cama con una carcajada. Gracias! Sois geniales! A algunos de mis “papis”, si me dejáis, les voy a mandar vuestra dirección.

  13. carmela says :

    Jajaja ,que pena de padres,las fotos geniales,la verdad es que me rio un monton con vuestros comentarios.Buenisimos

  14. papaLobo says :

    Jajaja, muy bueno y didáctico (conozco algún ¿mal?ejemplo de los expuestos aunque no tan cafre como alguno, jajaja)
    Al tema supermercado, yo añadiría como consejo el llevar un coche manejable..err… mejor que sea muy manejable o algo similar, y si el niño es lo suficientemente mayor usar un carro y meter al niño dentro (aunque vayas a por una barra de pan) sino terminarás muy mal o convertido en un experto reestructurador de pasillos de supermercado, jajaja

    U saludo

    • Paparracho y Mamanatas says :

      Jajajaja! Tomamos nota de tu consejo del supermercado (ya lo estamos empezando a vivir en nuestras propias carnes)… aunque creemos que es mucho más complicado entrar con ellos a una tienda de chinos. Ahí no vale ni carrito, ni cesta, ni nada. El paraíso infantil: lo tenemos vetado! 😄

  15. Cristy says :

    Creo que puse la misma cara que la neña de atrás en la foto de la despedida!!! madre de dios!!!!

  16. lamadretigre says :

    Queridos Paparracho y Mamanatas. Llego tarde. Lo sé. Pero esta entrada es genial. Sin más.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Ikea vs Los Chinos | Mi gremlin no me come - 6 febrero, 2012

Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: